martes, diciembre 30, 2008

2008


Creo que todo va decantando, también los blogs y su historia que comenzaron siendo un gran refugio para los soñadores.
A veces se siente que está todo dicho...otras, cuando caigo en recorrer uno que otro viejo amigo vuelve la palabra escrita a cobrar vida...las menos.


¡Cómo me ilumina Mentecato! ¡qué fulgor, qué brillo en cada hilo de su prosa!
Si teneis oportunidad de visitarlo pues lo recomiendo ...
¡Como me inspira el perejil Ferrada! si ya casi trato de no leerles solo para no tener que pasar por la circunstancia desesperante de llenarme de letras y no tener el tiempo suficiente para traerlas hasta aquí.


Entonces las condenso dentro y las guardo para momentos futuros en que seguramente esta Palomita demandante de leches y amores me permita un minuto.


Pues este 2008 fue todo de ella, de su presencia entera, tibia y esperada, no puedo agregar mucho más que eso pues ya mis más queridos saben cuanto la estoy disfrutando.
Solo paso por este rincón para descorchar una champaña con mis viejas paredes y con más de algún amigo que por aquí pase y quiera brindar conmigo.
Personalmente ha sido uno de los años más maravillosos de mi vida y quisiera repetirlo mil veces o mejor aún, que no se acabase jamás.


Quisiera desearles lo mismo para el año que viene...parabienes y buenaventuranzas, elogios, logros y aires de alegrías y felicidades.
La felicidad es más fácil de conseguir de lo que muchos creen, solo basta con hacer lo que se ama pues de ese modo estaremos benditamente condenados al éxito.
Un abrazo inmenso a todos, Felíz 2009
Paz y amor.
Volveremos.
Chin chin.

martes, diciembre 23, 2008

jueves, noviembre 20, 2008

Lapsus


Vengo a hacerles señas desde las copas de mis árboles.
No fue más que un lapsus compañeros.

No es que le haya negado la entrada a alguno de ustedes a esta Casa del Castor.


Más bien la negué a mi misma, al tiempo, a las letras ... pues este capullito de colores no solo me consume la leche con voracidad, también me ha consumido el ser por entero, me ha hecho únicamente de ella, por completo. Por tanto estos dos meses hemos sido una sola (como lo fuimos los 9 meses anteriores)

Entonces todo lo demás se adormece, se petrifica en el tiempo y nada de lo que gira alrededor importa más en el mundo que su sonrisa rosa.


Pero el tiempo se encarga de ajustarlo todo y la vida nueva que se abre paso se encarga sola también de ajustarse al ritmo de las horas.
Es una maravilla.

Por tanto heme aquí una vez más en el correr de los días, regresando de mis vuelos migratorios, educada por el tiempo, saludando nuevos veleros (o a los mismos de siempre), accediendo a los hechizos y respirando dulces Noviembres de amapolas en flor para desenterrar nuevos y viejos prodigios.
Fue un lapsus.
Nunca nos fuimos.
Quizá nunca lo hagamos.
Quien sabe.

sábado, octubre 04, 2008

lunes, septiembre 15, 2008

¡Alegría en La Casa del castor!...Nos ha nacido una Princesa...



Este 12 de Septiembre despuntando la madrugada nos ha nacido una princesa con recados de primavera.

Una princesa de pétalos de rosa, de belleza inmaculada y manitos de hada.
Una princesa de llanto cortito, de piel perfumada y besitos azucarados.
Y esta Casa del Castor se viste de fiesta y la alegría le desborda por todos los rincones revestidos del milagro y la magia ...

Estoy felíz, dichosa, que más puedo decir, que más puedo escribir...más nada, porque se me agolpa el llanto en la garganta...y es llanto porque la felicidad que se me está saliendo por todas las costuras del corazón y de mi vida entera se transforma entonces en lágrimas y perlas...

Por el cariño de los amigos, por la conjunción de los astros, por los regalos de mis hadas, por la unión de toda la familia, por las manos de mi amado, por sus besos, por el amor absoluto hecho princesa, por el amor en toda la dimensión de la palabra.

Capullito, mi Palomita, Palito de rosa, mi ángel, mi princesa... Bienvenida a este mundo.
.
.
.

jueves, septiembre 04, 2008

Días felices...


Tengo el alma concentrada en mis adentros, en mis honduras, por eso no puedo pensar en nada más, ni en leer nada (ni los diarios), ni en escribir siquiera.
Es como un estado mágico de conexión pura, cósmica, casi mitológica, una conexión con todo el ser mujer, con toda una historia anidada en milenios... vientre tras vientre hasta llegar hasta este instante mágico, único e irrepetible en que daré a luz a mi Paloma, mi Capullito bordada en hilos de tantas estirpes juntas.

Es como si todos mis ancestros me hablaran a través de este vientre florido, como si todas las voces de otras épocas y otros tiempos vinieran a celebrarme en una fiesta, como si en este acontecimiento hubiese convocado a todos los que se fueron, a los que sucumbieron a mil naufragios, a todas las hadas, a todos los goces del hondo universo.

Y ya me queda poco tiempo, quizá horas, pues probablemente este Capullito nazca en estos días, mañana...el fin de semana tal vez.
Ya todos los vientos comenzaron a agitarse en mi entorno, ya todas las brisas de esta Primavera comienzan a gritarme su nombre con fuerza cuando el invierno se bate en retirada y se depide en silbidos de nubes viajeras hilvanando en reverencia sus últimas gotas, sus últimos fríos, sus débiles hielos...

Mi amiga Pancha está en Chile, cruzó el Atlántico para venir a verme y quiero pensar egoístamente en que no emigró tan solo para abrazar su patria sino para venir especialmente a mi encuentro.
Y es un regalo que de su helada Munich llegase justo para abrazarme en estos momentos.
Y su sonrisa de ojos de cristal me habla de paz y sus manos hermanas me acunan en la víspera de la magia y el milagro de dar a luz.

Ya me queda poco, es curioso como al dejarles fluir las letras llegan solas, como hadas que duermen en la punta de los dedos y solo basta un leve toque para despertarlas de nuevo.
Es curioso como se resiste uno a ese despierte pero bue...habitan en cada rincón de los que amamos las letras y acá están, de vuelta en esta fiesta de rayos de luz marcada por la alegría mansa y tibia , queriendo y haciendo de mis dedos lo que llega de los sueños...

Capullito dormida, Vidalita, Paloma de azúcar rosa, cántaro de mis danzas recónditas...te espero entonces a tientas en cada suspiro de primavera, en el perfume de las piedras y en el lenguaje de todos mis secretos.
Te animaste, vienes, eres valiente Capullito, desafiante pedazo de luna que me habita en aguas cálidas, vienes a probar del ancho de mis alas, del abrazo inmenso de una familia cómplice en amores y luces que habitan esta Casa del Castor para aprender el lenguaje de nuestros besos y los secretos de la tierra bajo nuestros pies.

Y acá estamos para acunar tu cabeza en nuestras manos, estamos listos, preparados para amarte en cuna de estrellas y caricias de luna, está todo dispuesto...puedes llegar cuando quieras...
***

viernes, agosto 29, 2008

viernes, julio 18, 2008

Un favorcito...

A ver si mientras regresamos nuestros amigos de Chile nos ayudan a juntar puntos en los clubs de Bebés...

Si compran en Ripley...
O si compran en Falabella...
Y nos ayudan a juntar puntos para Capullito.
Un beso grande.

jueves, junio 26, 2008

Actualizando...


Uno debiera ser siempre fiel a sí mismo y no hacer no más que lo que tenga ganas de hacer.
Uno debiera en su espacio propio sentirse siempre en la libertad de hacer y decir lo que le parezca.
Y esa ha sido mi lucha constante al escribir estas páginas.
No lograr dejar de pensar en los ojos que la leen.
Y pierdo, más seguido de lo que quisiera, esa libertad de expresarme.
Como ahora, por ejemplo, en que por estos días me mueve la vida interior y no las ganas por escribir.

Por tanto aplico actualizar hoy para dejar a mis amigos esa tranquilidad de saber que estoy bien y que no los olvido.
Porque me han escrito varios y entiendo su delicada preocupación.
Sin embargo, por estos días me bato en la deliciosa rutina de esperar a mi bebé, que crece y se fortalece sin mayores problemas, que cree que la panza le pertenece por completo (y en rigor así es) porque se desplaza desde los más recónditos rincones hasta los lugares más insospechados generándome los más exquisitos sentimientos y sensaciones que una mujer puede sentir.
Sensaciones que hace tanto no sentía y que extrañaba desde que tengo uso de mi nostalgias.

Que sigo en los mails, como siempre, que sigo ahora en el ya tan célebre Facebook encontrándome con amigos lejanos que ya hacía yo viviendo en quien sabe qué galaxias.
Y sigo estando también, como siempre haciendo labores de editora en el blog de las Mujeres chilenas de 30 en quienes he encontrado la hermandad de una cofradía y la mística necesaria para hacer del batir de alas diario una razón más para que valga la pena estar vivo.
En ese blog me encontrarán escribiendo sagradamente Viernes por medio...es mi deber.

Por tanto dejo un abrazo enorme a mis grandes amigos de siempre que pasan y saludan, por cierto a la Gran Petra, mal portada número uno, a mi Fran, a Mentecato, a Diana, a Art Pepper, a Polaroid, al profe Carvallo, a Fernando, a Rodrigo y a todos aquellos que en algún minuto de la vida han pasado y pensado en los pasos de esta Castora.

Sigo en la dulce espera de mi Castorcita y al que quiera encontrarme...pues solo basta un toco toc en esta puerta.... que la abriré con todo gusto como con todo gusto les he abierto mi corazón.

miércoles, junio 11, 2008

Magnífica

(1958)

Te imagino en otras épocas, en tus épocas divertidas, las de los sones del mambo y del cha cha cha habanero, ese que te gustaba tanto y que aún puedo escuchar de vez en cuando en los ecos sonoros de tus paredes viejas.Te recuerdo imaginándote, resplandeciente y bella como cuando los caballeros engominados se disputaban tu encanto entonando los versos de tus ojos verdes y tus cabellos dorados de dama germana, el mismo que hoy brilla en su blancura resistiendo estoico el rigor del tiempo.

Te recuerdo entre las flores de tu terraza cantando arias de amor en el crepúsculo del tiempo, imagino el destello triunfal de tu sonrisa y el corazón alborotado por la nostalgia de tus regiones ancestrales.Te imagino estremeciendo al mundo con el aliento mágico de tu belleza y los encantos de tus costumbres sin mácula por donde el tiempo se había olvidado de pasar hasta muchos años más tarde.
Tendría que haberte visto en el Santiago de nuestras nostalgias, tendría que haber sentido tu miedo cuando el resto del mundo se desmoronaba en la guerra y haberte visto llorar el aroma de mil historias de continentes viejos para entender el presente.

Hay que verte hoy día, te conservas espléndida, magnífica como la luz de diamante de otros tiempos, con tu caminar de ángel sin alas en los albores de la vejez, con la misma belleza de antaño dibujada en el aura y tus sigilosos pasos de luna moviéndose suave al ritmo del viejo mambo.

Así te conservo en mi mente, así te dibujan mis letras, así te tomo las manos ya cansadas de tantas épocas, de tanto resistir al tiempo, de tanto ganarle a las penas. Así te busco la mirada, en el verde vidrioso de tus dulces ojitos de siempre.Y así prefiero llamarte: Magnífica!. Como te llamaban antes cuando deslumbrabas de belleza evanescente, prefiero llamarte Magnífica, magnífica para siempre ya que nunca te pude llamar abuela.

sábado, junio 07, 2008

Mi chico oscuro preferido


Suele pasar que aunque uno vea la vida en colores se deja en ocasiones seducir sin contemplaciones por la gamma más brillante de los negros mas refulgentes.
Negro en tonos que susurran noche y brillan en su penumbra.

Negro de cuervos y claustrofobia acompasada por música que mana por sí sola a borbotones como si fluyera de la misma oscuridad.
Y Robert es eso y más, Robert es la cura y la enfermedad juntas, es soneto nocturno, voz cansada y ardiente, poesía en partitura remota, sombra de calles rotas y vicios humeantes.

Ya casi no recuerdo cuando le oí por vez primera, seguramente en los inicios de los 80 y ahí se quedó, agazapado en mis nostalgias y mis presentes, en la vigilia de las sombras llenándome de su poesía de luna ocre.

Casi no le hablo de él a nadie, casi no se lo recomiendo a nadie, pues no quiero compartirlo con nadie, como si en esa fantasía egoísta pudiese amarrarle y condenarle a cantarme tan solo a mi el rumor oscuro de su ferocidad adormecida.
Y yo, yo a dejarme envolver aunque pasen los años en sus garras de sombra silente para ser tragada y consumida por las fauces oscuras ...de su cura.


.

miércoles, junio 04, 2008

Tú y Yo...


Y ahí estamos... las dos guatonas, una con la otra, juntas para todos lados, para arriba y para abajo, subiendo y bajando escalas, trabajando, respirando apenas, descansando a tramos, batallando este invierno, saltando estos charcos de lluvia, cumpliéndole al día, ordenando la casa, tus cosas, las mías, respirando familia, aires de este Otoño que más parece invierno y disfrutando cada instante... Capullito.
Yo a tu lado y tú al mío.
Yo abrigándote el crecer.
Tú hablándome en secreto los misterios de tu arribo.
Yo aguardo.
Tú vienes y las letras comienzan a volar solas como palomas de tardes de plaza.
Y yo te espero.

Tú caminas sigilosa por los prados de mis ansias.
te ríes de mis cansancios...
y yo sucumbo a tu ritmos precisos, a tus despertares de madrugada, a tus danzas nocturnas.
Me habitas entre tus sueños de agua.
Y yo te sostengo Capullito dormido entre giros de cometas mientras la luna se asoma mordida de invierno.

Y así se van las horas desde que te animaste al fin a llenarme los días de tu fragancia de pastelito...porque a ti apuntaron mis flechas cuando buscaba mis rumbos, a ti me guiaron los astros cuando todos mis dedos hilaron poemas y vi dibujado tu nombre...Paloma... en todas las señales de mi cielo...

miércoles, mayo 28, 2008

De gotas de lluvia y viejas mansiones


Siempre que llueve me acuerdo de la Pamela González.
Más que de la Pamela González de lo que me acuerdo es de su casa añosa con miles de rincones, de la escalera de madera que crujía entera y de la leche con plátano que nos daba la señora Raquel, su mamá.

Cuando uno es chico y pobre hay cosas que se le quedan en la cabeza que le marcan de por vida.
La casa de la Pamela González para mi fue una de esas.
Me dejaban con ella y la señora Raquel mientras mi mamá trabajaba, entonces era como entrar a un mundo de cuentos al que yo no tenía acceso y de repente estaba ahí... al otro lado, como si fuese el ropero de Narnia.

Tenía la Pamela un dormitorio de techos altos con una cama con cojines de vuelos rosados y muchas muñecas de vestidos preciosos y cada vez que uno pisaba las reluciente tablas del piso al entrar se oía un crujir a cada tanto.

La cocina, donde nos daban leche con plátano, era un mundo mágico aparte, era muy luminosa, la recuerdo llena de ventanitas por donde se podía ver la lluvia caer.
Bajábamos la escalera de grandes peldaños resbalándonos por la baranda curva y como éramos compañeras de curso hacíamos las tareas juntas frente a la luz del ventanal mientras veíamos caer la lluvia.

Creo que dormí en esa casa varias veces pensando que de un momento a otro las escobas saldrían de abajo de la escala para recorrer los rincones y enredarse en amenas charlas con los estropajos de la cocina de palomares y convidarían al séquito de muñecas a la reunión que los utensilios domésticos suelen hacer por la noche en todas las casas mágicas.

De vez en cuando voy al sector de esa casa añosa en pleno Barrio Bellavista donde ahora muchas de ellas se han transformado en pubs o discotecas y ya nada queda de ella ni de esos años de jardín infantil cuando las calles se llenaban de hojas de plátanos orientales y pelusas mágicas.


Solo los adoquines de la vereda siguen siendo los mismos y la cercanía del cerro que de cuando en cuando nos regala el rugir del león desde su zoológico verde.
También la Pamela González con su cola de caballo atada con cintas y su sonrisa de dientes lindos se perdieron en algún rincón del tiempo y la nostalgia pues quizá nunca vuelva a saber de ella.

Seguramente su casa y su historia quedó archivada en los recuerdos de los niños que fuimos, de la Pamela, de sus primos, de sus amigos y de las que fuimos sus compañeras de curso que hoy, más de treinta años después todavía al sentrse frente a una ventana bajo la lluvia podemos escuchar el crujir de su escalera y sonreirnos con el recuerdo de los bigotes blancos de la deliciosa leche con plátano servida en la más mágica de las casonas de nuestro Santiago de otoños ya lejanos.

lunes, mayo 26, 2008

Solo un poco de amor


Acá en iglesia (donde trabajo) hay un dicho que dice más o menos así:
"No se puede amar lo que no se ve"
Se refiere, claro está, al amor por Cristo y a mantenerse en cercanía porque es la única forma de amarle.
Que si uno se aleja el amor se marchita y muere.
Pero es así en todo orden de cosas, no solo en iglesia.
No te veo, No te amo.
Pues nada puede hacerme sentirte cerca.
Y al revés, de igual modo, cuando el amor se tiene en el día a día, en lo cercano y cotidiano se suele no mencionar a cada instante, a veces se siente que está de más redescubrirse en un "Te amo", en otras no hay para qué, pues todo en lo que se sostiene, toda su estructura ósea y blanda está hecha de la misma materia: amor puro y sólido.
Quizá por ello yo no suelo hablar de eso.
No es que no quiera escribir para ti.
No es que no pueda.
No es porque todo se haya dicho en tantos años,
sino porque me desbordo.

Digamos que me desbordo sola y sin planearlo,
como ahora cuando me atacan las letras si mayor aviso.
Digamos que el solo hecho de intentar verbalizarlo me vuelve espuma los huesos.
que cuando al fin me siento a escribirte el alma entera se bate en estragos de lágrima y gozo.
Digamos que el amor de mi pecho es más inmenso que todas las letras juntas y todos los versos de esta tierra de granito y de las que existen más allá del milagro y la magia.
Digamos que el sol no alcanza.
Digamos que el viento no cuenta .
Y decirte que te amo es poco e inconsistente, pues no caben las palabras en todo el ámbito del universo entero.
Pues la radiación de esta hecatombe es capaz de derribarlo y construirlo todo.
Quizá por esto es que no escribo mucho para ti.
Digamos que no lo hago porque no me interesa que nadie se entere que se me acabó el diccionario para construirte en versos.
Que no me alcanza la retórica para compaginarte mi amor en letras.
Pero a veces pasa, como ahora, que también resulta hilarte en frases,
y al pensarte se hace fácil.
Digamos que hay hombres para soñarlos... y otros para amar toda la vida.
Y a ti no solo he de amarte la vida entera sino que habitaste y habitas en todos los rincones de mis sueños.
Y he de cumplir todas las cadenas perpetuas que me atan a tu nombre, a este camino construido, a la aguerrida lucha de tenerte, a nuestro tema de empeños y quebrantos hasta morir en el peso concertado de los besos del único hombre al que amo y al único que amaré mi vida entera.

viernes, mayo 23, 2008

De puño y letra

He estado escribiendo poco en el blog -Te dije en la tarde de lluvia frente al ventanal-

-También yo-

Eso no significa que no he estado escribiendo.

-Es que no se puede, cuando uno gusta de las letras no se puede dejar tan fácilmente-

Cambian los objetivos también, desde que abrí estas páginas han ido cambiando, primero fue la maravilla de oír tantas voces al mismo tiempo, de encontrar caras y almas tras la pantalla, de encantarse y desencantarse, luego todo eso muta y solo queda el amor por las letras.

-El amor por las letras nunca se acaba-

Abrí esta casa del castor únicamente por las ganas de escribir y por comprometer la vida en la palabra, no porque me sintiera ni sola ni triste ni buscando a nadie como lo hace tanta gente.
Además siempre hay algo para escribir.
Ahora, por ejemplo, me escribo todo el día con las chicas de 30, vienen y van 100 o 200 mails por día con diferentes temas, nos encontramos en tantos rincones con iguales o similares experiencias, nos aconsejamos, nos queremos, cada cual tiene su propio blog más botado que la otra pero nos encontramos en un nicho distinto y es ahí donde cada mail es un verdadero post.

-No se deja nunca de escribir. Yo, por ejemplo, he escrito muchas cartas últimamente a algunos amigos-

¿De puño y letra?

-De puño y letra-

Se ha perdido eso, escribir temblando por entero, volar por sobre las cosas y ser capaz de llevarlo con tus dedos a una hoja, el encanto de pasarle la lengua a las esquinas de un sobre y echarlo a volar, de plasmar a pleno pulso y con la caligrafía propia lo que ahora nos resulta tan fácil frente a un teclado.

-Tenía mucho de magia eso de escribir de puño y letra-

No voy a abandonar esta Casa del Castor, quiza esté volviendo más tarde que temprano pues del mismo modo que se van las letras vuelven sin previo aviso.
Lo importante es escribir.

-Cierto Castora, lo importante es escribir-

Y me quedo soñando en tu sonrisa de hombre bueno, de compañero de palabras y de ruta, me encantó verte ayer y compartir en una mesa de día lluvioso más que palabras y vida, más que un camino hecho de letras, bosques y volantines.
Lo importante es escribir, así seguimos estando, no me cabe ninguna duda.


miércoles, mayo 14, 2008

Una Capullita

Quien iba a pensarlo.
Quizá la vida me la debía.
Quizá yo se la debía a la vida.
Lo cierto es que la soñé en silencio durante largos 20 años.
Y viene.
Y viene y ahora entre que se me cae la sonrisa sola y entre que me da la desesperación de no saber cómo lo iré a hacer.
Y confío en que la naturaleza astuta me va a poner en el corazón la sabiduría suficiente y necesaria para hacer las cosas bien.
Eso espero.
Eso espero entre mi brutalidad y mi poca destreza, entre mi falta de entrenamiento y mis necedades adquiridas con el tiempo pues ya han pasado 18 años desde que tuve en mis brazos al último de mis bebés...un varón.
Y vendrán los tiempos de dejar atrás los soldados, las batallas de lucha libre en la alfombra, el Fuerte arriba del árbol para dar paso a las trenzas y las muñecas.
Y se me corta el aliento de emoción.
Pues no me queda otra (junto al Oso que no cabe en sí de dichoso) y así lo ha querido la vida que comience a preparar el nido entre vuelitos y cuadrillé para recibir en la próxima primavera la llegada de nuestra primera princesa.

lunes, mayo 12, 2008

Tierra de volcanes

"¡Pero que espanto.
Que terrible.
Que gran tragedia.
Que pena la gente...!"

Y sí, lo es.
Aparte de ser un espectáculo maravilloso, único y repetible quizá en cuantos años más para muchas familias ha constituido una desgracia de grandes proporciones.

Pero qué le vamos a a hacer si casi como una parábola de la vida misma nuestro territorio descansa en una franja de amenazante sonrisa volcánica dispuesta a despertarse en cualquier instante.
La vida misma, ni más ni menos, con sus altos y bajos de lavas y erupciones.

"Es que no estamos preparados"
Eso es lo malo, me digo, que aún sabiéndolo no estamos preparados ni estaremos nunca preparados, sabiendo que la única certeza con la que nacemos es que un día moriremos y sin embargo no estamos preparados.

Y siento que hay que hacerlo, preparse, prepararse para los cataclismos y debacles, para las intensidades y las hecatombes, preparados para todos los azotes que la vida nos quiera poner a nuestro paso.
De alguna forma debiéramos, claro que debiéramos.

"No estaba preparado para la enfermedad de mi madre, para la muerte de mi compañero, para la fatalidad de este destino, para esta existencia de blancos y negros, para el desamor o para la jungla volcánica de esta tierra de temblores y no ... no estaba preparado..."
¿Por qué a mi? ¿Por qué a mi?

¿Por qué a ti?
¿Y por qué no?
Ultimamente me formulo ésta pregunta, he reparado en que mucha más gente en vez de preguntarse "Y por qué a mi" y caer en el desconsuelo y la infelicidad debiera preguntarse más: ¿Y por qué no?
Por qué no si estamos vivos, por qué no si nuestra telúrica existencia se debate en ires y venires, en altos y en bajos, en decepciones y ganancias y aún así nos sorprende siempre mal parados la pena y el desconsuelo.

Y por qué no si no soy inmortal ni mis partes son de acero.
Por qué no si mi piel y todo mi ser está latiendo en este mundo amenazante y vigoroso.
Por qué no, y así, en la certeza de que como todo puede suceder (tanto la fatalidad como los aciertos) es que vivo dispuesto a esta existencia de temblores internos y sacudidas que retuercen.
Aunque duelan.
Ya cada cual verá como teje sus dolores y lo que logra construir de ellos.
Quizá unos edifican más dolor sobre el dolor, quizá otros se consuelan con mayor rapidez y se levantan y fortalecen.
Quizá también me pregunte el día que la fatalidad llegue a golpearme y remezca sin medida el Porqué a mi .

Sin embargo, cada día intento pensar en ello, aprender de esta vida de desconsuelos, caídas y levantadas, de los dolores espantosos vividos por tantas madres y tantos pueblos, de los que escriben con el corazón seco y gris intentando entender por qué a ellos.
Yo intento aprender y sentirme viva porque siento que nada puede importar más que ello.
Saberse vivo y dispuesto al sufrimiento tanto como a las alegrías.

Y solo y únicamente porque estamos vivos, no hay otra respuesta más cierta.

Yo al menos me entrego a esta existencia finita para ser sacudida y levantada, caída y puesta de nuevo en pie, entregada a toda su intensidad de fuego salvaje y parranda convulsionada, a todas sus conmociones y espasmos para vivirla así ni más ni menos que en toda su grandeza volcánica.
Pues no queda otra.

jueves, mayo 08, 2008

Putas de Chile


Este título de hoy lo he puesto a propósito.
Reparé de casualidad en una curiosidad de mi blog.
Es gracioso.
Reviso las estadísticas y me sorprendo al constatar que esta frasecita gana en el ranking de palabras puestas en Google por las cuales acceden a mi Blog.
Y todo porque en Septiembre tengo un post patrio titulado: "Putas que me gusta Chile"
(En segundo lugar le sigue el "Wena Naty")
Y acá llegan.
Me pregunto si se quedarán pegados leyendo algo realmente o simplemente al ver aparecer los colores, los brillitos y los monos del side bar saldrán arrancando devolviéndose a google en medio de maldiciones para repetir la búsqueda de putas compatriotas.
Puse el título de nuevo para seguir el juego.
Si hoy llegan de nuevo a raíz de este título (lo más probable) sepan que me hace gracia su búsqueda, que les invito de todos modos a este lugar donde las únicas putas chilenas que hallarán no son otras que mis letras que van y vienen sin cobrar entregándose al mundo en la gratuidad para sacar quizá una reflexión azarosa, quizá una sonrisa, quien sabe si tan solo un gran bostezo o algún coqueteo inquietante.

Así que si debo agradecerles en algo a las merectrices patrias además de inspirar a los más afanosos y bohemios poetas de todos los tiempos es también el paso fortuito de algún galán solitario en búsqueda de sus amores de calle y que de pura casualidad caen en los predios de La Casa del Castor.

No se vayan defraudados, les pido. Yo al menos, cada vez que (muy a lo lejos) miro esas estadísticas, me sonrío de su curiosidad disfrazada de astucia, pues, para eso estamos, para hacer de estas letras bataclanas una casa de remolienda, jolgorio y reposo, principio y fin de una búsqueda, cualquiera que ella sea.

lunes, abril 21, 2008

¿Un Capullito rosado?

Me siento medio culpable.
El mundo sigue girando vertiginoso en medio de tantos temas cada cual más tremendo que el otro.
Nuestra nación se moviliza en torno a un fallo fundamentalista y atropellador de derechos elementales.
Las chicas de 30 se conectan en energía mágica en torno a una causa que nos rompe el corazón y ante la cual seguimos con una fe enorme, como siempre lo hemos hecho.
Nos queman la Virgen del Carmen en pleno centro de Santriago reduciendo una reliquia colonial a cenizas y el corazón de una feligresía devota sumido en un nudo de dolor y consternación.
Y yo , yo sonriendo de oreja a oreja como desconectada de todo, con sonrisa de algodón de azúcar.
Que vaya comprando no más en tonos rosados me dijo el doc, que él creía en sus tincadas a pesar de no tener la certeza absoluta.
Entonces bajo las escalas del centro médico viendo linda a toda la gente, fijándome en la arquitectura bella de esta ciudad que sufre, en lo respetuosos que somos de semáforos y leyes del tránsito, en lo deliciosa que es nuestra agua potable que sale de las llaves directo a un vaso con hielo, en lo elegantes que se ven las vitrinas con la ropa de la nueva temporada.
Y por más que lo intento solo consigo ver las cosas bellas por estos días, por más que me conduelo con el dolor de tantos tengo el corazón medio blindado con promesas de besos carmesí, de moñitos rizados, de muñecas y brillito de uñas.
Y aunque seré igualmente felíz si resulta al fin que mi nube será celeste sigo por ahora con una sonrisa de vuelitos y cuadrillé.
Y aún en medio del duro día a día sigo egoísta en esta alegría que me consume y me regala pataditas suaves y certezas, pues es total y unicamente mía...
Y pido disculpas por ello.

martes, abril 15, 2008

Yo Decido



El problema no es la Píldora como tal, ni los métodos anticonceptivos tan o cuan cuestionables.

El problema es el atropello a la libertad de decidir.

Y ya este país vivió demasiados años en Dictadura como para permitir que ahora vengan y rayen la cancha a su albedrío.

Ya no estamos para esos trotes de Decretos con fuerza de ley ni toques de queda.

Ya este país la batalló bastante para recuperar sus derechos naturales humanos y de decisión.

Y se vive en una república libre donde los derechos deben ser respetados.

"Por la razón o la fuerza" dicta el escudo, frase tan cuestionada por generaciones y que sin embargo personajes de traje y corbata obligan a aplicar casi paradójicamente.

Nos movilizamos entonces, en vista de que la razón de ciertas personas no reacciona sino por la fuerza.

Nos movilizamos y adherimos. Por la libertad para decidir.

jueves, abril 10, 2008

Todo el ámbito huele a ti....


¿Lo sientes?
Es cosa de respirar cortito primero y hondo después.
Llega Abril y el ámbito entero se llena de tu aroma.
Comienza el caer del otoño y al volverse todo dorado y hojas secas se aroma también el cielo de todo lo que eres...
Aroma de ángeles... todo huele a ellos, a apancito amasado con mantequilla de campo, a cogotito de queso, a patitas de malvavisco, todo canta sus nombres, todo el sol es ahora color celeste y rosado y blanco-nube.
Hoy por hoy soy toda entera tuya y viceversa, ando como en las nubes contagiándome de risa, cuidando el alimento, disfrutando de los pasos lentos y el sol tibio que se va enfriando de a poco.

¿Sabes que lo más lindo de esta tierra nuestra son las estaciones del año?
Es curioso, cuando un chileno vive fuera es lo que más extraña, es muy raro eso de vivir en países donde no se notan las estaciones.
Debe ser plano y fome que nunca sea Otoño y jamás invierno.

Nuestro verano es ardiente y sus noches maravillosas plagadas de estrellas y lunas que vienen e saludar desde distintas galaxias para admirar este cielo de Chile como no se puede admirar en ninguna otra parte del mundo.
Nuestra primavera es tibia y luminosa llena de prados reverdecidos y flores nacientes.
El invierno es el compañero gélido de lluvias y vientos, generalmente los poetas de esta tierra despiertan con más ganas en las tardes grises de nuestro invierno congelado (así les fluye la musa, dicen, yo no sé, jamás he intentado nada ni siquiera parecido a la poesía)
Y el Otoño...el Otoño es una maravilla que dora los atardeceres entre hojas secas y brisas frescas.
Yo te cuento para que lo sepas, para que planifiquemos este viaje que ha de comenzar en la próxima primavera cundo las flores me hablen de tu llegada y el cielo de volantines te celebre luminoso.
Te lo cuento para que ames esta Patria de granitos y hielos, de bosques y cordilleras nevadas. Es una maravilla.

Hoy por hoy todo me habla de ti, de ti, de ti y de nada más. De una casa del castor que es jungla y hogar, de un papá Oso que baila en una pata y hace equilibrio porque anda contento, de otro par de animalitos que te preparan el nido jolgoriosos y sonrientes...porque nada puede ser más bello que esperarte.
Hoy por hoy no hay otro aroma que la promesa de verte a los ojos...Capullito de lana, de palotes de Kinder, de cotona sin chicote, de manzanas oxidadas en el fondo de la mochila, Capullito de todas las costuras de mi corazón, de queso, de papa frita, de membrillo, de amor.

miércoles, abril 02, 2008

Antes de partir...


Cuando una anda en mil faenas del día a día, laborales, familiares y de amistades (léase MCH30) las horas pocas que sobran alcanzan apenas para la inspiración y mucho menos para sentarse a escribir.
Pero ya que ofrecí seguir en ruta he de seguir hasta que llegue el día (cual Truman) en que encuentre el tope de este mundo ficticio y sin aviso de ningún tipo haga una silenciosa reverencia y me despida sin poder ofrecer más letras.
Seguro sucederá.
Escribí Diarios de Vida durante 12 años hasta que un día dije: "No escribo más", cerré mi cofre con más de 6 tomos llenos de vida para nunca jamás volver a abrirlo.
Ni lo haré, salvo para releer uno que otro recuerdo pero seguramente para nada más.
Supongo que responde a ciertas etapas.
La cosa es que cuando falta esta inspiración bien salvadores son los nunca bien ponderados Memes (a mi me encantan)
Y como estoy en deuda con mi querida amiga Carlita que me encomendó ya hace algún tiempo realizar éste, es que ahora me explayo en aquellas 8 cosas que quisiera realizar antes de morir.

Dura tarea es ésta de pensar en ello pero bien, acá vamos.

1. Antes de morir quisiera al menos haber publicado un libro, no una gran novela ni un tomo de tremendas aspiraciones literarias sino un libro que recoja todo lo que he creado en estos 3 años de divina inspiración.
Un libro que pueda dejarle a mis hijos y a mis amigos más queridos.
Un libro de tapas negras que pueda guardar en mi biblioteca, que lleve una pluma negra en la portada, trazos de Mucha en cada una de sus páginas y cuyo título sea algo muy parecido a:
"Mi opio Interminable"

2. Antes de morir (aunque sé que es imposible) quisiera correr muy rápido por unos campos de trigo muy cerca de un acantilado. Correr y correr sin que nunca se me acabe el aliento.
Correr tanto que mis pies ya no toquen el suelo sino que pueda elevarme y cuando llegue al borde del acantilado sentir esa sensación inefable y maravillosa de volar sobre el mar.
Sueño imposibles, pero sueño.

3. Antes de morir quisiera poder dominar el arte de tocar más de un instrumento musical ( y ser virtuosa incluso).
Encantar con el sonar de una flauta traversa, con el poder mágico de las cuerdas de una guitarra flamenca e interpretar con destreza a Chopin o a Satie en un piano de cola.
Quizá lo logre (al menos con uno)

4. Antes de morir quisiera poder traer a vivir conmigo a mi abuelita, construirle una casa al fondo de mi jardín donde pueda criar patos y flores, donde hornee pasteles y pueda descansar debajo de una higuera.
Y me angustia que el tiempo pase y sentir que quizá no lo consiga porque no debo hacerlo antes de mi muerte sino antes de la suya...y eso será muy pronto.

5. Antes de morir quisera haber formado parte de una agrupación musical altiplánica donde yo toque la zampoña y pueda andar con mi pelo al viento y ropas de telas naturales.
Algo como Quilapayún o Inti Illimani e itinerar por el mundo y conocer mil culturas ancestrales. También son solo sueños. Y tienen que ver con un antiguo proyecto que con la llegada de los hijos jamás properó.

6. Antes de morir (y esto sí que lo haré pronto) voy a huir con mi Oso a Huilo Huilo, me hospedaré en la Montaña Mágica y saldremos a recorrer los bosques milenarios del sur de Chile envueltos en la bruma para seguir jurándonos amor eterno como lo hemos hecho durante tantos años y como seguramente lo haremos para el resto de la vida.

7. Antes de morir (y capaz que lo haga) me matricularé por fin en una escuela de teatro y me recibiré de actriz, interpretaré los papeles con los que siempre he soñado...Puck, Segismundo, Julieta...a los grandes de Shakespeare y García Lorca... Así tenga 80 años.

8. Antes de morir quisiera ver mi Casa del Castor llena de niños, ver al menos tres generaciones que me sucedan, a mis hijos ancianos y conformes con una vida abundante de alegrías y buenos balances, árboles cargados de frutas en el patio y gatos durmiendo bajo las sombras.
Quisiera morirme en Septiembre después de haber celebrado las Fiestas Patrias de mi Chile lindo con chicha y empanadas cuando despunta la primavera y los ciruelos todavía siguen cargados de flores rosadas, morirme en el sueño... al lado de mi Oso.

Es todo lo que quiero.

(Gracias Carlita)

viernes, marzo 28, 2008

La Efímera Vulgata

Por años sobrevoló en mis nostalgias la historia esa de la Efímera Vulgata.
La encontré un día de mis primeros tiempos de adolescencia brillando en papel couché en una revista luminosa de esas que mezclan arte y farándula.
Cuentan que fueron sublevadas mariposas de efímero vuelo nocturno y al verse tan bellas, desatadas, magníficas y dueñas de la noche posaron señoriales y distinguidas ante el lente de Luis Poirot.

Cuenta Poirot que una tarde Enrique Lihn les escribió unos versos para enaltecer su vuelo y ahí fraguaron una historia en blanco y negro coronada de versos...
Guardé los recortes de aquellas revistas durante largo tiempo entre cuadernos que fueron envejeciendo junto a mis recuerdos de adolescencia.

La vida me alejó de ellas, sin embargo el recuerdo de sus imágenes y la potencia de sus versos se me adhirieron a la piel...


"Tiene entonces la fugacidad del instante irrepetible
y la tosquedad de la belleza que asoma antes de la muerte.."

Algo así recuerdo...no puedo olvidarlo.

Hoy ha llegado hasta mis manos (por divinos sortilegios desde una princesa medieval que día a día me sorprende adivinándome los sueños) "El Maleficio de la Mariposa" de García Lorca y como una ráfaga de flashazos mágicos se me vinieron a la mente aquellos recuerdos de la "Efímera Vulgata"...y los seguí.

Hoy por hoy Internet y San Google son un aliado en estas búsquedas de recuerdos.

Y llego a su página casi temblorosa ante el maravilloso hallazgo de un recuerdo detenido.
Ya no me quedan imágenes en ningún cuaderno olvidado, se perdieron en el tiempo, entre los cambios de casa y el pasar de los años. Tampoco tuve jamás la suerte de leer el poema completo de Lihn que acompañaba la prodigiosa galería de imágenes de Poirot.
Sin embargo, el haber descubierto su sitio y el solo hecho de haber conocido el génesis de ésta historia mágica compensan el peso de todas mis búsquedas y la suma de todas mis nostalgias.


(Click al título para ver la galería completa "Efímera Vulgata")

lunes, marzo 24, 2008

¿Nos despertamos?

Nos despertamos de una vez por todas?
O volvemos en silencio señor castor?
Digo, en silencio así, sin avisarle mucho a nadie ... sin levantar ningún revuelo.
Digo, no es que no nos importen los amigos, sino que aveces es bueno el silencio... sirve, da más impulso a veces para partir con cautela un año que se nos viene cargadito.
Digo, para respirar y meditar, meditar después de un descanso rico y reparador, después de un verano largo y provechoso...

Porque es un agrado cuando comienza a correr la primera brisa del otoño y se comienza a sentir que las letras vuelven solitas así, sin llamarlas ni buscarlas siquiera.

Es cierto que no he tenido tantas ganas, que la pereza de gato flojo y las intensidades de la vida me la ganan, que de pronto no he querido dejar más que una leyenda abandonada en esta casa del castor, algo así como:
"Se me han acabado las letras, gracias por haberme acompañado"

Pero los amigos pasan de vez en cuando y le remecen a uno la flojera.
Y heme aquí hablando una vez más de nada y de todo, comprometiendo la vida en la palabra, descifrando cual Melquíades en estos pergaminos mi propio caminar en tanto voy escribienbdo, así. en foma simultánea...toda la historia reunida, toda la vida hecha letra y canto.

Despierto al Castor, descorro cortinas y dejo entrar vientos frescos para tirarme de lleno en este año de promesas en flor y caricias de luna pálida.
Sigo en ruta, sigo en ruta.

miércoles, enero 23, 2008

Momento de Descansar...

"Sin Timón y en el Delirio..."

El que pasó fue un año intenso.
Intenso en decepciones por sobre todas las cosas.
Decepciones que han traído como consecuencia no un ostracismo, como hubiese quizá preferido, sino una capacidad desconocida por desconfiar y agredir, por montar guardia y atacar e impacientarme ante el más mínimo afán de contradicción.
Y cuando uno se decepciona en un solo año mucho más de lo que se ha decepcionado la vida entera entonces el descanso se hace todavía más urgente y necesario.

Lo bueno, sin embargo, es que cada una de aquellas decepciones trae guardada la promesa de lo reversible.
Ha de ser quizá por mi confianza en el lado divino del ser humano o quizá esa mirada optimista de la vida y su continuo reinventarse.
Quien sabe.
Lo cierto es que para esta nueva cuenta regresiva del tiempo mi mirada se ha de centrar en recuperar el sabor perdido de tantas cosas.
En reencantarme con el poder sanador y constructor de la palabra escrita (otra gran decepción)
En fijar los ojos en las nuevas circunstancias que la vida presenta no como prueba de nada sino simplemente como lo que a cada cual le ha correspondido vivir y detectar en ello siempre más altos que bajos, más colores que grises, más brillos que opacidades.
Y cómo no poder si tengo entre mis brazos un Cicciolino de queso que crece y exige el mismo amor fecundo de la familia que más va a adorarlo en esta tierra.

Me remontaré al día de aquella dolorosa noticia sin decepcionarme una y otra vez del portazo de la vida atricherándome los sueños o del haberla recibido un día Miércoles y no un Viernes (por ejemplo) sin aventurar el tiempo que demoraría en levantarme de la hecatombe, la cantidad de lágrimas que derramaría o los días interminables que tardaría en digerirla entre las vísceras apretadas y el lado más oscuro del corazón.
Ya a estas alturas que más da.

Haré el intento de volver a enamorarme de tantas pérdidas y otros tantos duelos, enamorarme de las personas valiosas que por algún motivo desconocido dieron un giro inesperado a mis tiempos provocándome alguna decepción.
Y entenderlo tan solo como giros de la vida misma y de la caótica naturaleza que se abre paso.

El doloroso mutar de la piel de la serpiente no es más que la promesa inminente de una piel nueva, duradera, brillante y maravillosa.

Estoy contenta, a pesar de todo, muy cansada pero contenta.
Cómo no estarlo si los nuevos tiempos traen los vientos del reencantamiento y las nuevas energías, el volver a amar las letras en cada caer de un nuevo otoño, en la frescura de las lluvias de Abril, en el desafío de un año sostenido de trabajo arduo y en el secreto y esperado encanto de un Capullito de Primavera anidándose certero entre los pliegues de mi alma y mi corazón.

Sucumbo, por tanto, al hastío y el estío. Y para un muy anhelado descansar me entrego a la fe de los oleajes en la tormenta y en la calma.
Sin brújulas ni astrolabios... Sin timón y en el delirio.

Hasta un nuevo Marzo.
Nos leemos.

martes, enero 22, 2008

10 Cosas que odio de ti

Te mueres. Y ahí, en medio de la muerte y el desconcierto me dejas el recuerdo de tu odio y tus afanes, de tu vida joven y los mares que me impulsan a odiarte, así, tanto.

Te odio la sonrisa desde hace trece años, la sonrisa que era y no era entre tu tumultosa timidez y tus años de hombre nuevo.

Te odio el pelo revuelto y rebelde amenazando con convertirse en el recuerdo del trigo que inundaría mis nostalgias.

Te odio el talento que te hizo emerger entre otros tantos, ganando terreno y comenzándo a darte ese brillo que más tarde te habría de quemar.

Te odio la voz ronca, rasposa y el acento desconcertante, la forma en que no modulas y sin embargo convierte los ámbitos en la tribuna de un teatro donde se aplaude de pie la mejor de tus obras.

Te Odio los años, el tiempo detenido, este estático 22 de Enero que nos regala tu infortunio.

Te odio la imagen serena, esa que nunca hizo presagiar el océano inconmesurable de tu pesadumbre interior.

Te odio las manos grandes, el caminar angustioso, la belleza de tus besos regalados a un guión.

Odio no haberte tenido más cerca.

Odio no tenerte cerca más nunca.

Y odio, por sobre todo, que hayas hecho tus maletas para nunca regresar.

En tu memoria mi caballero,un último beso, en el día de tu muerte.

jueves, enero 17, 2008

Pucha Brad...


Se murió Brad Renfro.
Y me dolió su muerte.
Ayer lo supe.
Que lo encontraron muerto al parecer de una sobredodis.
Tenía 25 años. Igual que mi hermano.
No es que yo haya sido fans de él ni nada, ni que el muchacho haya marcado algún trozo de mi vida o haya sido un actor reconocido o toda una leyenda que murió joven como James Dean o River Phoenix. Para nada
Pero lo sentía cercano.
Lo sentía cercano como sentía quizá a la Elizabeth Montgomery o a la Doris Day.
Cercano como conocido de verdad.
Es raro eso, me ha pasado con algunas personas, eso de sentirlas cercanas sin tener mayor conexión ellas.
Vi todas sus películas y de pura casualidad.
He lamentado su muerte como lamento toda muerte injusta, de esas muertes que ocurren en los años más bellos, con toda la vida por delante y provocada por uno mismo.
Un niño lindo, lleno de talentos y juventud impulsado por la corriente insufrible del alcohol y las drogas, desprendido de sus límites, aventurandose a la muerte como quien se aventura ciegamente a una empresa novedosa y prometedora.
Seguramente Brad fue entregado por sus mismos padres a esa vida sin límites, motivados (quien sabe) por las tentaciones del dinero y los lujos.
Una pena.
Sin ser una gran estrella siento que ha muerto de verdad una luz del cielo del mismo modo en que sentiría cualquier muerte de cualquier joven abandonado a su suerte entre los tantos vicios del mundo.
Muere un príncipe y lloran todas las estrellas del firmamento.
Uno que es mamá de hijos grandes sabe que jamás dejarán de serlo por tanto nunca se les puede abandonar, aunque luzcan fuertes y autosuficientes, aunque luzcan hombres maduros y resueltos.
No solo por el hecho de ser hijos sino porque no hay nada peor que el abandono.
Una lágrima por ti Principito.
Una pena tu partida, aunque quizá pocos la sientan.

lunes, enero 14, 2008

Nieve en la Capital del Sol


Santiago arde y bulle, bulle de gente con rostros cansados en este verano pleno, bullen las ganas de descansar, de dejar cuanto antes la rutina del día a día en unas prontas vacaciones.
No me quejo de esta capital de calores, no podría, menos aún después de haber pasado uno de los más fríos inviernos que nos ha golpeado.

Pero me nieva, me nieva aún con casi 35 grados de temperatura, me nieva entre sueños como si estos amigos de nieve me trajeran el presagio de un año limpio, nuevito y prodigioso.
Pronto vendrán también mis vacaciones, el goce de mi Cicciolino Pokemoncito oliendo a tortita de manjar y pastelito nuevo, la promesa de ese Capullito silencioso con quien seguimos abrazados cautelosos en la complicidad de nuestra promesa.

Y nieva, cae la nieve de Praga en Navidad contándome la historia de una princesa medieval perdida entre castillos y caballeros armados del siglo XIII.
Me limpio y lavo el alma en la nieve de mi bella Praga de otros tiempos. Nunca Praga fue más linda que cuando ella la visitó, nunca hizo más frío, nunca quise verla más en blanco y negro que por aquellos días.

Cae nieve entre Boston y Nueva York contándome las correrías de este Bro aventurero, mujeriego y conocedor que se topa con 1000 Morgan Freeman en cada esquina y se maravilla con la ciudad de las luces y su Mistic River mucho antes aún de aterrizar entre los hielos y la paranoia (que aún persiste) en el JFK.

Sigue nevando en United Kingdom entre las subidas de escala con coche, bebé y embarazo de una de mis más recordadas amigas, me nieva entre su frío y sus cafés de media tarde en la librería frente a Buckingham Palace, me nieva entre su nostalgia de este Santiago nuestro de Eneros acalorados y la alegría de un nuevo comienzo.

Nieva en Budapest y en Viena y a las orillas del Danubio su nariz se enrojece mientras archiva cada imagen, cada postal que nos hará llegar de sus helados pasos entre Santos Húngaros y Emperatrices, entre Óperas y Palacios... y su nieve sonríe en el abrazo que envía.

Nieva en Bélgica y en su bici barre las calles cubiertas de hielo entre las casas viejas del barrio universitario de Lovaina, mezclando las experiencias reunidas y la nostalgia del barrio de adoquines de su Recoleta de toda la vida.

Nieva en Munich en Pascua de Reyes cuando el cartero toca a la puerta y la hace saltar de su siesta para entregar en sus manos amorosas la travesía de un pesebre que partió acumulando historias de mujeres chilenas desde Santiago a Quilpué y desde Barcelona a su Alemania de hielos y Epifanías.

Mis amigos, mis amigas de toda la vida, mi hermano, mi gente querida, aventurera y lejana.

Y desde la capital del sol me regocijo transportada en cada copo de sus aventuras, vuelvo despacio y arrastrando los días para soñar sonriente en el abrazo cercano y en la vida entera reunida junto a los hielos y frente a la belleza de la nieve lejana tras cada nueva imagen acá en todas las esquinas de la rutina estival de mi Santiago que arde.

jueves, enero 10, 2008

Entre Cicciolinos y Capullitos


Anoto esta fecha:10 de Enero.
De algún modo divino es posible que lo hayan tramado todo, que se hayan puesto de acuerdo.
Lo cierto es que hoy partió la gorda con sus síntomas a la maternidad y muy probablemente entre sus dolores y mis nervios, entre mi angustia y la suya el día de hoy nos regale un Cicciolino.
Un Cicciolino patitas de queso que viene a ser parte de la familia, de la de ellos y de la nuestra, hijo de mi hijo, Cicciolino de mis historias y mis más genuinos dolores.
Allá partió también él, con sus 17 años y su coraje de papito nuevo.
Supongo que ha llegado al fin el momento de asumirlo, después de tanto tiempo sin poder, sin procesarlo del todo, sin compartirlo con el mundo entero (salvo con mis cercanos más queridos).
El hecho es que este Cicciolino se ha hecho certeza y cantito de piel de durazno... y se le recibirá con honores.
Y eso de que lo hayan tramado para presentarse el mismo día puede ser, puede ser...Yo, que suelo sospechar de todo, no creo tanto en eso de las casualidades, más bien creo que tienen alguna suerte de convenio con Dios y con los ángeles, digo, para, el mismo día, regar flores en mi ventana, verter almíbares en mi corazón, semillas en mi vientre y la convicción de que cada día es posible tejer nuevas esperanzas de vida entre Capullitos y Cicciolinos.