lunes, diciembre 31, 2007

Este Año...

Ay Dios, éste año.
Se va al fin.
No sé si al fin es muy bueno que se vaya, o no sé si al fin solo se va y lo despido.
Este año, interminable y doloroso, siniestro y encantador.
Este año ha sido una vida entera que sigue girando y en el pasar de las horas la esperanza de un nuevo comenzar.

Este Enero recibí la magia en uno de los más valiosos comentarios que he recibido en la larga vida de La Casa del Castor:
"Te invitamos a formar parte de Mujeres chilenas de 30"
Y entonces mis días vieron contención a mis lágrimas, valor a mis flaquezas, argumentos a mi sonrisa y la constatación de lo valiosa que puede ser una amistad aún a estas alturas en que uno pretende haberlo visto todo.

Este Febrero se vistió de descanso entre los calores de este valle de uvas y sandías estivales.

Este Marzo entre letras discordantes y versos desatados se entrecruzaron las llamas del infierno con lo que hay al otro lado.

Este Abril de lluvias de otoño me cantó la historia de un cuento en cien palabras y de un Cristo de ojos de cielo deambulando entre los vagones subterráneos de una ciudad que escribe.

Este Mayo comenzó el canto lejano de un Cicciolino que hizo detener mi tierra, girar mis rutas, cambiar mis tiempos y mis espacios entre el dolor más grande jamás vivido y la promesa de la sonrisa más bella tejida entre cartas de navegación, algodones de azúcar y conejos pintados en las nubes.

Este Junio de hielos y lluvias me convocaba en Tabernas de amigos, entre cantos de boleros viejos para tomarnos las manos y decir "Aquí estamos y estaremos" Y así, pese a todo y pese a los vientos nuevos, el humo y la sonrisa se hicieron certeza y abrazo.

Este Julio los dolores telúricos de esta tierra temblorosa se hicieron llanto y cadena y las voces de éstas mujeres chilenas de 30 tomaban forma, sonrisa y canto.

Este Agosto de Magia blanca se cubrieron las iglesias y los cerros y los cines y el correo y el Mapocho entero y los techos de todas las casas ante la revelación luminosa de una capital que no conocía la nieve.

Este Septiembre entre la dicha patriota y los volantines se tejieron las hebras de un capullito largo tiempo esperado, un capullito florido de ramos rosados de cerezos, un capullito anidado en el vientre entre la risa y la desdicha de su temprana partida dejó el corazón y la espera hecha río torrentoso de una pena que no pasa.

Este Octubre teñido de la sangre de tantas muejres chilenas derramadas bajo la brasa ardiente de sus propios hombres despidió a una Amapola enamorada de un ave que se hizo verso y poesía, que contuvo y desbordó y que al fin sucumbió al peso de sus propias y grandiosas certezas.

Este Noviembre saludé al centauro bajo el sol de una noche y grité a voz en cuello por la sangre derramada de un valiente bajo la luz de 3000 antorchas.

Este Diciembre abrazo la despedidad de este 2007 entre la risa y el abrazo de las mujeres más maravillosas que he conocido, alondras, nocturnas, hadas con poder de curar las heridas, luchadoras incansables por sus derechos y los de los otros, risueñas y lloronas, de regiones y del extranjero, madres, esposas, hijas, hermanas, novias y amantes.

"Somos invencibles" hemos dicho, y juramos protegernos unas a otras, nuestra amistad ha traspasado teclados, pantallas y distancias, simplemente porque nos queremos y aprendimos a aceptarnos con nuestras diferencias.
Una hermandad, una cofradía, un equipo.
Por lejos, lo mejor de todo este año.

Felíz Año 2008 a todos quienes me leen, a mis amigos tan queridos de mi Taberna, a los que dejó atrás también Amapola, a los de antes, a los de ahora, a los de siempre y a ustedes compañeras y amigas, mis Mujeres Chilenas de 30.


miércoles, diciembre 26, 2007

La Estación Fantasma.


Anoche soñe con la Estación fantasma.
Debe ser porque paso por ahí todos los días y todos los días me quedo pegada al vidrio del metro para poder verla.
Para quienes desconocen su existencia La Estación Fantasma está entre las estaciones Quinta Normal y Cummings.
Es fácil verla, sobre todo cuando sabemos que ahí está.
La primera vez que me contaron de la estación fantasma fue mi hijo Claudio.
"Fíjate - me dijo- cuando terminan las rayas blancas de los túneles aparece".
Entonces me preparé, puse las manos pegadas al vidrio para cubrirme la visión, entonces todo se oscureció y comenzaron las rayas blancas, pasaban y pasaban entre fogonazos de luces intermitentes mientras el vagón parecía estremecerse entero en tanto el tren iba cada vez más y más rápido.
Y la vi.
Apenas terminaron las rayas la vi.
Silenciosa y gigante, cubierta de telas grises para que no pudiesen distinguirla en medio de la oscuridad.
Larga, interminable, la estación fantasma se dejó ver por un trayecto que me pareció de segundos.
Luego de nuevo las rayas blancas pegadas a las paredes del túnel hasta llegar a la próxima estación.

En medio de mi sueño podía verla atravesada por los rayos del sol que se colaban por algunos agujeros y recovecos olvidados del techo del andén, como si se tratase de una Estación abandonada en medio de un mundo hace ya mucho tiempo devastado.
Podía verla brillando en medio del polvo con algunas estatuas (que bien podían ser personas momificadas por algún proceso inexplicable de carbonización) y el tren a su paso iba con una lentitud pasmosa que otorgaba aún más belleza a la luminosa aparición.

Según he oído jamás será abierta, se supone que estaba proyectada ahí la Estación Yungay bajo la plaza del roto chileno y que por alguna extraña razón el proyecto se estancó dejando los andenes intactos y olvidados bajo metros de tierra sin que nadie sepa de su existencia, salvo algunos, los que sin importar el que dirán de los pasajeros a bordo asoman sus ojos a la oscuridad y con la naríz pegada al vidrio hurgan entre la excitación y el desconcierto algún indicio de vida subterránea allí ... en la Estación Fantasma.

lunes, diciembre 24, 2007

martes, diciembre 11, 2007

Mi Boricua

¡El corazón me dio un salto Boricua!
Fueron las primeras palabras que dije y que me crearon el peor de los malentendidos por los que he tenido que pasar en esta travesía de retóricas discordantes.
Por buscarte entre tantas entrelíneas y recónditos rincones de letras y ciclones míticos.
Porque pensé que eras tú, tú distante y lejano apareciendo y desapareciendo entre las letras juglares de tu Olimpo de San Juan, Mágico y recortado entre la niebla de aquella Isla de encanto.
Tu Isla de encanto, sabrás ahora que se ha vinculado tu tierra a mi sangre desde muchos años antes incluso que me propusiera abrir estas páginas, que me soñe sus atardeceres rojos entre los cantos de Menudo y mis primeros besos y romances.

"Te leeré siempre, siempre y siempre lo haré" fue una de las últimas cosas que te oí decirme entre los oleajes de mis tiempos y ese acento tuyo cantado entre sones de caribes remotos.
Y sé que es así, que de vez en cuando te asomas a estos rincones de tantas puertas y de tantas ventanas a aromarte de cerezos o simplemente a disfrutar de los embriagues de esta mesa servida cuando el agobio de tu rutina y la sintonía del recuerdo te conectan con esta frecuencia.

Sé que así es porque siempre quedan migajas repartidas por el suelo, indicios de la trova que sostiene estos hilos, los tuyos, los míos y cuanto más lejos más cerca y viceversa.
Es un poco la ley de la amistad lejana, esa de no poder tocarse los dedos y aún así poder adivinarse los sabores en los versos o en la prosa.

Hoy por hoy ya no te espero, más bien nunca lo hice porque la ley de las distancias me habla solo de certezas.
Hoy por hoy la vida bella me convida hasta reírme de mi sombra, a disfrutar de los vientres fecundos, a seguir escribiendo de distancias celestes y campos de amapolas.
Mas si un día te devuelves y aceptas el destino de ser lo que de verdad eres, un poeta pintado de colores, procura golpear tres veces para saber que de verdad eres tú quien viene (y no equivocarme de nuevo), para sentir que no te has callado el llanto ni el canto, para entenderte distante entretejiendo azares de idas y retornos y al ver tus versos callados poder decirte en lo cierto que mi corazón ha dado un brinco y un salto por encontrarte de nuevo ... mi boricua.

jueves, noviembre 29, 2007

Ever de Cholchol...Ese es mi Campeón!



El Ever tiene 4 años, calza 28 y tiene talla 6.
Chiquitito.
Así me llegaron sus datos y así me encanté con su nombre.

Me cuentan que es seco para la pelota, que se arranca de la sala y las tías lo salen persiguiendo y lo único que le gusta es jugar al fútbol .

El Ever vive en CholChol en plena región de la Araucanía, tierra de gente aguerrida, pobre y luchadora y que él al igual que muchos de sus compañeritos del Kinder caminan hasta 4 kilómetros para llegar a clases con viento o lluvia, con calor o hielo, así llegan a clases cada día con sus zapatos gastados y el espíritu derramándose de vida.

No conozco al Ever, se me ocurre que tiene la carita morena y las mechas paradas, que se le caen a veces los mocos tanto jugar a la pelota y que se los suena con la manga, como todo un rotito chileno, como un palomilla.

Se me ocurre que es choro y que llena de besos a la mamá y al papá cuando lo van a buscar al jardín por las tardes, que su mamá prepara pancito amasado por las mañanas con sus manitos regordetas y el papá sale a trabajar en alguna de las muchas empresas forestales de los bosques del sur de Chile.

Se me ocurre que tiene más hermanos, que a veces pelean y andan a caballo, que toman leche boca arriba debajo de la vaca, que en su casa hay harto pasto y que de tanto jugar y revolcarse se acuesta en las noches con las rodillas verdes.
Yo solo lo imagino, no es tan difícil conociendo nuestro Chile lindo de tantos contrastes.

¿Quieres mandarle un regalo de navidad al Ever? Me dijo el Vladi (nuestro príncipe Lechuga)

Le sonrío y digo: Pues claro amigo mío, nada más lindo que ser hada madrina de un auténtico palomilla bueno pal chute, chilenito y lleno de las semillas del alma de nuestro país... el Ever, claro que sí, Ese es mi Campeón!

lunes, noviembre 26, 2007

Valiente Panchote

"Sangre para un Héroe"

La noche que lo balearon fue la noche de las antorchas.
Eramos miles las que desfilábamos cruzando la Alameda con el fuego en alto, la voz en cuello y la pancarta declamando justicia.
Era la misma hora en otro lugar de la capital cuando el Panchote vio aquello que le indignó:
Un hombre golpeando a una mujer.
No sabemos si era la mujer del golpeador o su hermana o su novia o su amiga.
Panchote tampoco lo sabía pero la misma indignación que nosotras manifestábamos le recorrió e hizo exactamente lo que cualquier héroe habría hecho: la defendió.

Fue entonces cuando lo atravesaron las balas y nosotras sin saberlo y en medio de 3000 mujeres hacíamos rugir la ciudad al son de los cantos, los vítores y los nombres de las 59 muejeres muertas en lo alto de nuestras antorchas.
El Panchote es hermano de la Clau, una de nuestras Mujeres chilenas de 30, la Faracita, y aunque la noticia nos duela y nos golpee más por la cercanía, más nos duele que haya sido por esas circunstancias, más nos duele que pueda ver trunca su vida y no pueda volver a caminar, más nos duele que en este país se sigan golpeando mujeres y quienes las defiendan salgan aún peor heridos que ellas mismas.

Hoy nuestro héroe necesita sangre, mucha.
Así que hago un llamado a los amigos que me leen de acá de Santiago de Chile a acercarse a la Posta Central (Metro U. Católica) a donar sangre a nombre de Francisco Barrera, no duele nada, no cuesta nada, no demora nada.

La noche que lo atravesaron las balas fue la noche de las antorchas, una noche tibia de luna llena en que la voz de miles de mujeres se hizo eco y sinfonía.
La noche en que nuestro amigo se convirtió en nuestro estandarte.
La noche de las antorchas que se vio teñida con la sangre de un héroe.
Valiente Panchote.
Te la devolveremos gota a gota amigo mío.

sábado, noviembre 24, 2007

Canto a mi misma

"Tengo treinta y siete años.
Y con mi aliento puro comienzo a cantar hoy
y no terminaré mi canto hasta que muera
(Walt Whitman, "Canto a mí mismo")



Hoy Whitman despertó a mi lado y me regaló estos versos
úsalos para ti, me dijo, cántate y celébrate
despierta a los amigos y convida a los de otros tiempos para que vengan a la fiesta.
Y hoy, hoy me celebro y me canto,
no me demoro en convidar a mi alma los tallos y los versos
los recuerdos, los cantares y los dolores...
todo cuanto es mío tambien es tuyo
Soy puerto para el bien y para el mal
hablo sin cuidarme de los riesgos
y puedo seguir asi por largo tiempo, contradiciéndome
para seguir conteniendo multitudes.

Mi lengua y mi sangre están hechos de este aire, de mi Chile,
de esta tierra de dolores telúricos,
de hambres sociales,
de amores inquietos.
De mi Patria me tejo y me destejo y me desangro en su historia.
Soy de aquí, de ningún otro sitio
y aquí me quedo para trascender esta tierra de fluir de luna
de árboles dormidos
de cumbre nebulosa
de noche serena, loca y desnuda...

No son palabras, ni música, ni versos los que preciso
ni hábitos, ni discursos
tan solo el arrullo de su voz suave
que me espera tras el cansacio de cada jornada
para decirme cuánto me ama
y en el mismo susurro devolverle en la cadencia de mis besos
el mismo Cuánto te amo de tantos años
de Nuestro tema cantado y contado
entre la espuma del mar y el empeño de la fortuna
hasta tocarme en un beso el corazón desnudo.

Tengo treinta y siete años.
Y con el aliento que me queda me permito el respiro
de las tantas vidas que he vivido
que seguiré siendo la flor que se curva en los campos,
la hoja que derrama poesía,
el verso contenido en la sombra de tus alas,
y seguiré siendo grieta bajo las hojas
entre los goces del cielo y los tormentos del infierno.
Tengo treinta y siete y no me puedo quejar de nada.
Soy feliz.
Inmensamente.
treinta y siete.
Hoy los cumplo.

lunes, noviembre 19, 2007

De ahí somos Compañeras!


De ahí somos, ahí estaremos, vestidas de blanco y portando antorchas.
Este Jueves 22 de Noviembre a las 20:30 hrs. en la Plaza Italia se encenderán miles de antorchas en un grito mudo contra la violencia que cada día gana más terreno no solo en este país sino en gran parte del mundo.
No tiene que ver con el feminismo.
No tiene que ver con el machismo.
No tiene ni siquiera que ver con la activista que tantas de nosotras llevamos dentro, las de 30, las mujeres chilenas que en otras épocas también nos movilizamos por causas que creíamos justas, por horizontes mejores y enarbolamos arcoiris y pancartas, proclamamos una alegría que llegaría y nos forjamos a sangre, sudor y lágrimas para edificar familia en medio de esta tierra bella, sangrada y dolorosa.
No tiene que ver con proclamas de moda, ni contra los hombres.
Es una lucha contra la sangre derramada y contra la que seguramente se seguirá derramando.
Ahí estaremos las Mujeres chilenas de 30, para ser un solo grito, un solo canto y una sola luz de antorcha.
(Y después nos vamos a celebrar mi cumpleaños, por supuesto, je je)
Quedan todos y todas invitados.

www.nomasviolenciacontramujeres.cl/

jueves, noviembre 15, 2007

La Letra

La primera vez que llegué a su página lo pensé:
"Si algún día llegamos a ser amigas le pediré una letra"
Yo la veía así, lejana y alta, muy alta, una princesa medieval montada en su torre con el mundo a sus pies, envuelta en fragores de viejas batallas, de cuando el mundo aún se debatía entre la magia de los dragones y el oscurantismo de una época labrada a fuego.

El día que le pedí la letra tenía el alma hecha cristales, se me habían roto los sueños y solo podía esperar un consuelo en la magia.
Entonces oí su voz: "Elisa de Cremona, Kiantei, desde Barcelona"
Entonces no solo sentí el soporte de tantas voces juntas recorriéndome los sueños y unidas en una sola cadena de hermanas, entonces también escuché su voz como la promesa de aquel consuelo ligado al milagro y a la magia:

"Si hoy puedo ayudarte, tú puedes pedirme lo que quieras, aunque esté tan lejos"
"Yo solo quiero una letra" - atiné a decir entre las lágrimas.
Una letra de las tuyas, no tengo un porqué ni un para qué, tan solo una letra hervida en el rescoldo de tu trazo de otros tiempos, con la aventura contada en el boceto y el ánimo de mil historias escritas y descritas en el prodigio mítico de un bosquejo.

"Hecho", me dijo, pero debes saber que no soy yo la artista, la que dibuja es mi hermana: Macarena.
Y Macarena me visitó, y en su visita encontró este rincón que le habló de duendes y bosques, que le habló de rincones escondidos y de campos acogedores, de una mesa amiga que recibe, de secretos entrelíneas, de furias y destellos, de Capullitos y Cicciolinos... de música de acordeones.
Y entonces dibujó.

Y el regalo llegó a mis manos.
Si lo publico hoy no es solo para dar gracias.
La Letra es el símbolo de lo que hemos llegado a ser tras la pantalla: Amigas.
Y yo, yo estoy felíz no solo de haber sido consolada por tan maravillosa letra, sino también por poder contar entre mis amigas con una auténtica Princesa Medieval.

martes, noviembre 13, 2007

El arte Mágico del Gran Farsante

"Oz, una vez solo, sonrió pensando en su éxito al dar al Espantapájaros, al Leñador de Hojalata y al León Cobarde exactamente lo que creían necesitar.
¿Cómo puedo evitar ser un farsante - se dijo -, si toda esta gente me obliga a hacer cosas que todo el mundo sabe que son imposibles?..."


La Paola llevaba el libro todos los días al colegio porque sus papás le prohibían prestarlo y así, en cada recreo o a escondidas de los profesores fui leyendo el primer libro de mi vida.
Más de 250 páginas, día tras día, en los pocos ratos que tenía libres y en casi un año entero fui soñando capítulo a capítulo con esta parábola de la vida disfrazada de cuento de hadas.

Oz... Oz...Oz el Grande y Terrible, el hacedor de sueños, el Mago.
¿Te crees Dorothy? Me preguntaban al verme leyendo con tanto afán.
¿Dorothy? Si, claro, como no, Dorothy, por supuesto, sonriendo entrelíneas, soñándome en campos de amapolas, perdiéndome en ciclones, aventurándome en globos.
Dorothy, por supuesto... O es que me podré sentir identificada con alguien más a mis 8 años?
Sin embargo la imagen de Oz se me iba tallando en el genio interior.

Si lo traigo al presente desde mis recuerdos el día de hoy es quizá porque no deja de asombrarme la capacidad de crear en este mundo falaz de la blogovida.
Magos, artífices y brujas.
Quienes somos, qué buscamos, hacia donde vamos...?
Páginas luminosas donde convergen todos los brillos, los cantos y las mariposas, lienzos negros pletóricos de poemas atrapantes, pensamientos fragrantes, balsámicos, metafísicos, críticos, dulzones, sarcásticos... letras, letras verdaderas, letras falaces, letras ególatras, letras mágicas.

Qué es verdad, qué es mentira, qué hay de cierto en los sentimientos que generan...soy capaz de hacerme amar, soy capaz de hacerme odiar... soy capaz, tengo el poder entre los dedos, entre mis líneas, entre las tuyas... en las de todos.
Quienes somos, acaso lo que somos tras la pantalla no es más que el arte mágico de diestros farsantes.
Sinceramente espero que no.
Sinceramente espero poder estar viendo tras la pantalla los ojos reales de abrazos también reales descritos en cada renglón de la retórica de nuestras páginas.
Aún creyendo que puedo ser constructor de mundos imposibles, qué puedo hacer volar dragones con mi pluma, que puedo encender fogatas, hundir islas, levantar puentes o ahogar corazones prefiero ser Dorothy.

Aún sabiendo que puedo hacer fluir falacias en cada una de mis líneas y hacer sentir, reír, imaginar o aún todavía más peligroso...convencer, aún así lo único que ofrezco entre mis dedos es hoy por hoy todo lo que soy, entre la impaciencia y la imperfección, entre el desatino y el verso que mana sin filtros, todo lo que soy, aún sabiendo que puedo desplegar sin remordimientos ni contemplaciones el arte mágico de un gran farsante.

jueves, noviembre 08, 2007

Compadres


Los sorprendí una tarde en la misma esquina de los encuentros de siempre, donde las sonrisas dibujaban el cancino andar de tantos años, donde se condensan de golpe todos los dolores del mundo. Y los encontré ahí abrazados, en la complicidad que solamente pueden sentir aquellos que han renunciado a ser dueños de sí mismos, en su ruptura fatídica con la vida ordinaria y con todos los avisos del tiempo desdibujándoles la piel.

Pareciera que ese pequeño espacio en medio de la ciudad gris viviera en un ámbito propio donde nunca es futuro, donde siempre es presente, donde el "Así sea" de la vida se conjugara felìz entre sus zapatos agujereados y zurcidos rezumando humedad, entre el frío tejido de hebras ásperas que ya no mellan, y donde un vaso de pipeño barato es el elixir de la vida, la razón y el medio, el principio y el fin.

Me miran sonrientes con su desdentada alegría, con la galantería de caballeros de tangos, de bohemias olvidadas en nostalgias húmedas, lanzando palabras bellas tejidas con el desconsuelo de los años, con la belleza de la poesía de las calles, de barrios matizados de esa miseria alegre del adoquín capitalino, me sonríen en el sueño imaginado de amores furtivos y luego se olvidan rápidamente quedando de nuevo sumidos sus ojos en un punto infinito, en la somnolencia tierna que acompaña a la borrachera.

Aún así mi pasar no interrumpe sus festivas conversaciones, sus encuentros de amigos de tantos años, compañeros de juergas, de canas peinadas con el limón regalado en la vega, de los aromas del vino, de sus frentes que cedieron al arado del tiempo.

Los dejo atrás, en su lugar de siempre, en los muros viejos que los han visto cada tarde, soñando la vida que pasó, la que los juntó un día a cada uno de ellos cargando bajo el brazo los dolores recaudados, sonriendo en la dicha de su historia presente, así, como cada día, a los compadres de aquella esquina.

miércoles, octubre 31, 2007

Camino al Puerto



Sabes que regresaré con la marea a colgarme de tus cerros
cuando mis ansias de toda una vida hayan reunido la espuma
de tantas otras costas.
Estaremos nuevamente juntos conservando lo que en tus callejones de adoquines nos fue dado, en la miseria mágica de tanto poeta porteño cantando sus tangos al oído de los gatos de los tejados viejos.

Sabes que regresaré a tu soledad honda sumida en el sueño,
que acomodaré mis cosas en una casita en lo alto,
donde colgaré caracolas en mi ventana
y al hundirme en el vapor de los barcos que zarpan
esperaré paciente que mis últimos días se descuelguen
atisbando serena tu pobreza encantada
montada en la proa de viejos versos.

Volveré un día a tus calles viejo puerto como llamada de antes,
como respondiendo a tus cantos lejanos ,
los que me han traído tus mares durante toda mi vida,
volveré confundida en el arpegio de mil gaviotas,
arrastrándome en la ventisca y recostándome en la arena
hasta deshojarme al sol para recordar los días cuando tú y yo nos soñamos poetas.

Sabes que regresaré para dejar que sea el silencio maestro y dueño de todas mis tardes,
para dibujar el boceto del romance paseando por tus cerros al atardecer,
tus lomas bañadas de luces, tus adobes y vigas resistiendo al tiempo,
condensando historias como las de los borrachitos de la esquina que aún curtidos por la vida y la intemperie cambiaban de vereda para perseguir al sol.

Sabes que volveré Valparaíso a cantarte al oído el otoño de mi vida,
a compartirte con olvidado asombro el hábito del alma que se me ha hecho soñarte, a llenarme de sal el respiro y acomodada junto a las rocas escarpadas donde rompen las mareas resumiré todos los secretos de mi alegría y mi dolor vestida de espuma y coronada de mar, porque tú lo sabes, que aún desde la más inmensa lejanía yo hasta ti siempre volveré.

miércoles, octubre 24, 2007

Señorita...

Señorita, dígame usted, de qué sonríe...
De que sonríe cuando este día de sol ha venido al fin a ocupar su lugar en el mundo derramando por cada rincón toda su fragancia de pastelito nuevo, recién hecho, dejando atrás todos los dolores condensados, viniendo a repartir besos tiernos de ombliguito nuevo.

Dígame, por qué causa usted sonríe también cuando le llevo a mi pecho como saludando virtuosa el milagro de su encuentro con mi leche dulce, como en la pequeña burla del secreto misterio que la sacó de mi vientre y al que quisiera devolverla para no tener que dejarle jamás escapar de mi lado...
Porque claro, se ríe usted ahora, se ríe porque no aventura mi alma hecha cristales el día en que despliegue sus propias alas para partir así, tal cual yo misma le habré enseñado.

Sonríe usted ahora porque no vislumbra (ni lo hará) el caudal de mi llanto desde su mirada diáfana el día en que ya no le tenga, ni sospecha usted acaso cuánto extrañaré su respirar cortito sobre mi pecho ni sus ojazos enormes encantándose con todas las simplezas de este mundo.

Señorita, por qué sonríe como en este instante, como si me conociera desde siempre, aún más allá de mi vientre y mi alimento, de sus balbuceos confusos, de sus caricias de manitos sucias, de sus saludos contentos, de sus patitas de queso, del eco de su respirar en mi aliento, de sus reclamos mojados, de su miel y de su lluvia... quiero pedirle, de todo modos, que aún más allá de todo eso nunca deje usted de sonreír.

Permítame sonreír ahora mientras le observo tan pequeña, tan nuevita y puedo ver más allá de su mirada de ángel un alma más grande que el océano y un espíritu aún más fuerte que el abrazo del mar, de ese mar de distancia generosa que me trae la herencia de sus mismos ojos en la promesa de su sonrisa pequeña y curiosa descrita y escrita en versos y concebida entre poemas transatlánticos.

Mira lo que has hecho, si hasta yo misma ya no puedo parar de reír porque en la trova de mis días se tejen también tus sueños, declamando que te amo en mil líneas de versos de espuma, porque mientras corra sangre por mis venas serán tuyas todas las certezas, para poder protegerte siempre, para devolverte a mi vientre, para cumplirte las promesas, para no arrastrar los pies entre llantos y fracasos y arrancarte constante del perfecto dolor del que debo protegerte y transformarte en mi vida entera, mi alma y mi corazón fundidos, mi cielo y mi horizonte, mi principio y mi final mi bella, eterna y dulce Señorita.

sábado, octubre 20, 2007

Mandrágora


No me interesaba tener amigos virtuales, me interesaba escribir.
No me importaba lo que nadie pensara, si le gustaba o no lo que quería decir. Quería escribir, escribir, volarme en las letras, entregarme en instantes que se fueran hilando solos frente ala pantalla, frente a una hoja en blanco.
En Julio del 2005 no quería más amigos, con los que tenía me bastaba para ser felíz.
Hasta que empezaron a importarme...la Indian, la Pancha, Fernando...tantos otros.
Entonces llegaron ellas, ellas en bandada, ellas con pócimas mágicas, con alientos de ternura, ellas en cofradía, en hermandad, ellas para sostenerme y nutrirme, ellas hasta el fondo del corazón para hacerme sentir que sí, que las letras solas no valen la pena sino se sustentan en verdades, que a los treinta y tantos tener amigas es vital, es importante, es noble. Y yo las tengo.

Suelo escribir entrelíneas y sé que hoy solo ellas podrán entenderme, hoy, que el mundo se hila en hebras delicadas, en que los pensamientos y los sentimientos se atropellan. Parte uno, llegan otros cien, los planes cambian, los proyectos se duplican, se transforman.
Y la naturaleza amigas mías es sabia, hay que ser mujer solamente paras sentirlo en la piel.
Nada más que pensar, nada más que decir en los días en que el pensar se transforma en tortura y el escrbir en aliento, en que sus manos amorosas me acunan como nadie más lo ha hecho.
Días en que me sostengo en sus voces...Barcelona, La Serena, Concepción, Antofagasta, Munich... en una sola voz, en una sola lágrima, en un solo caminar.

Cuánto las quiero amigas.
Y ya verán que más temprano que tarde nos sentaremos a sonreír en la contemplación de su sonrisa, en el brindis amoroso y dulce, opiáceo y fértil de una copa de Mandrágora.

martes, octubre 16, 2007

Y van Cincuenta...

Recuerdo claramente haber acusado en más de alguna ocasión a algún compañerito de colegio que sin ninguna razón aparente me tiraba el moño al pasar por el lado.
"Quien te quiere te aporrea"
Solía ser la respuesta con la cara llena de risa de la profesora o la mamá o la abuela o cualquier otro a quien le contásemos.
En ocasiones la respuesta también podía ser:
"Afórrale tú también"
Y así era la creencia y la tradición popular con la que varias generaciones de chilenas han crecido y siguen creciendo.
Quien te quiere te aporrea.
Linda respuesta. Linda y macabra. Ilusa para las ilusas que siguiendo la premisa se dejaban aún golpear o arañar por aquel mágico ser que les robaba los sueños.
¡Cómo quieren los chilenos! Matando más que la ETA y en menos tiempo.
Hay que ver las cifras solamente para calibrar tamaño amor.
Hora negra para Chile cubriéndose de sangre, de barbarie frenética y reaccionaria de tiempos ancestrales.

¿Qué está pasando por las oscuras visceras de la testosterona asesina?
Qué está pasando en el goce conyugal del maltrato, mutilación y exterminio...quizá eso...goce.
Como leí por ahi quizá el intrincado inconsciente masculino del chileno no tolera ver a una mujer sentada en el poder....quién sabe, puede ser.

Odio e intolerancia profunda, milenaria, ansias de reivindicar su fuerza atávica, su barbarie.
No propongo nada pues no se me ocurre en que podría aportar, qué hacer, qué decirles si tantas de ellas siguen viendo en las cachetadas muestras de amor, en las patadas el cariño intrínseco de los años juntos, en los golpes y asesinatos el derecho absoluto de "Su hombre" y en la consigna de la sangre la total certeza de un amor enfermo pues están seguras de que en el fondo quien las quiere las aporrea.

Qué desolación.

miércoles, octubre 10, 2007

Adiós Amapola

Hoy recordé a Edgardo aquel señor fumador de Amapolas, que era juglar.
Hoy a mi puerta un pájaro trinó, pero abrí y una sombra se echó a volar.
("Trova de Edgardo", Silvio Rodriguez)


Hoy me toca despedirla.
Decirle Adiós. Adiós para siempre.
Si alguno de ustedes la conoció ha de saber que no regresará jamás.
Se quedará guardada entre las hojas de un libro de narraciones extraordinarias, soñandose eterna musa de un poeta olvidado en medio de la ciudad.
El cierre de un ciclo, supongo.
Muy necesario, por cierto.

Dos años de furibunda poesía archivados en el tiempo en algún rincón de páginas negras, entrelíneas y circunloquios, canto implacable de Opio Interminable regados en mil esquinas que ya es tiempo de guardar.

Amapola de pies alados, enamorada de las llamas, de cantatas y nocturnos, gajo de luz entre los dedos, cuyo corazón de letras (... de letras) tuvo siempre un solo nombre surcándole los cielos...y un solo par de alas negras.

"Entonces, este pájaro de ébano
cambió mis tristes fantasías en sonrisa
con el grave y severo decoro
del aspecto de que se revestía..."
(Allan Poe)

Amapola, Flor de Opio, Alter ego, compañera e inspiración de maestros y musas, de poetas de tierras lejanas, abandonada en querencias y alas de ángeles transatlánticos.
Si de algo sirvió su humilde trazo que quiso ser verso, si inspiró quizá, si invitó a soñar, si levantó alguna esperanza en algún corazón solitario pues se duerme agradecida.

Me pidió que dijera que ya no vuelve y se despide.
Y yo.
Yo la despido felíz.

martes, octubre 02, 2007

Wena Naty!!!


Con mi hermana chica, la Valentina (Ilustrísima escritora Puta Asesina) tenemos un juego a la hora de aburrirnos:
Escogemos un transeúnte común y le sacamos un perfil socio-cultural:
"Ese es Garrero"
"Le gusta el Sound"
"Trabaja de vendedor en una Ferretería"
"Le escribe poemas a las pololas"
"Los papás son canutos pero él no porque cuando chico lo obligaban a ir al culto y no le gustaba"

Y así sucesivamente hasta terminar muertas de la risa.

En esa misma lógica analicé a la Naty en plena "acción"
Y no le vi cara de enamorada ni le vi cara de lujuriosa.
La Naty se moría de la risa y el "beneficiado" también.
Lo mismo el novel camarógrafo.
Se me figuró los viejos tiempos, los tiempos antiguos cuando los escolares se arrancaban a la vuelta del colegio a fumarse un cigarro a escondidas o a tomarse su vinito en caja camuflado.
Ya en mis tiempos de colegio la misma estrategia era para armar un cigarrito más potente o agarrarse a besos a escondidas.

Son los tiempos, tiempos en que nada me extraña ver cada mañana frente a mi ventana de la plaza Santa Ana a las chicas del Liceo femenino extender sus delantales en el pasto y entregarse a amores frenéticos entre chicas.
Heterocuriosos, homocuriosos, sexocuriosos.
La Naty tiene 14 años.
14 años en los que en resumen en la Tele no ha parado de ver las noches sexuales del 11, las chicas de Mekano con sus exuberantes humanidades al ritmo de sones vertiginosos, a Fabricio dorado al sol, a las Lulis (la criolla y la otra) exitando a medio Chile, sexo a la mano, sexo candente, sexo en verano, sexo a la vista, sexo, sexo, sexo...el mejor gancho comercial.
¿Quién osa echarle la culpa a la Naty?
A lo más les sacaría un perfil socio cultural al par de padres que tiene porque de que algo pasa ahí... algo pasa.
A lo más la culpa la tiene el mala leche que subió el video a Internet.
No la Naty.
Y no es porque no sepa lo que hace, lo sabe, y vaya que lo sabe.
Pero bueno.
Atentos a estas luces, atentos los que tenemos hijos bailando a esos ritmos, dorándose en brillantes y sensuales ofertas visuales y tan pero tan accesibles.

Ojo Naty con quien te juntas, Wena Naty porque aprendiste la lección (no me cabe duda), Wena Naty porque diste que hablar y ver las caras de horrorizados a los mismos hipócritas de siempre. Wena Naty porque ahora muchos padres tendrán que aplicar sabiduría de tiempos modernos en la crianza de sus hijos, tiempos modernos que cada día que pasa dejan de serlo para aventurarnos a nuevas y excitantes ofertas.

Feliz vida pequeña, todavía te faltan muchas cosas realmente buenas que sí vale la pena probar.

viernes, septiembre 28, 2007

Jodorowsky y un Milagro...


Siempre he creido en Dios, en su hálito de magia y milagro y su destreza insondable para mover las piezas de éste, su magistral tablero de ajedrez.
Siempre he disfrutado de estas líneas de Jodorowsky que he usado alguna vez y que ahora les comparto:

“Un arquero quiso cazar a la luna.
Noche tras noche, sin descansar,
lanzó sus flechas hacia el astro.
Los vecinos comenzaron a burlarse de él.
Inmutable, siguió lanzando sus flechas.
Nunca cazó la luna,
pero se convirtió en el mejor arquero del mundo.”

Hoy diré con la sonrisa del milagro y la magia llenándome cada rincón, desbordándome cada nivel y saliéndose por las costuras de mi corazón que éste arquero perseverante, de tanto apuntar a la luna... acertó a la cigueña.


(Y toy felí)

jueves, septiembre 27, 2007

Un beso del Paradiso

A la Alta magia de un Estridente Camaleón



Siempre estaba en el cine y soñando, aferrado a su butaca del Paradiso, los ojos entornados y la vista fija en la pantalla, maravillado, como si en ese solo ámbito de penumbras pudiese remontarse a mil sueños de nostalgias de los días más bellos del Burlesque y los años dorados de la Poesía y las letras.

Veía desfilar como en sueños a las más refulgentes divas de antaño, los galanes engominados se inclinaban en un saludo reverente ante su magia, Clark Gable, Marlon Brando, Gregory Peck, Cary Grant, el mítico Tyrone Power y las diosas de rubios cabellos le enviaban sus besos carmesís, Carole Lombard, la bella Pier Angeli, Kim Novak, Esther Williams, Natalie Wood y hasta Audrey Hepburn le invitaba a desayunar en Tiffany.
Lo conocí una tarde al borde de un abismo.
No estaba en la tarea de comprender idioma alguno sino más bien se había entregado al ejercicio de sentir sucumbiendo al milagro y a la magia.

“Soy un hombre de poca importancia”
Me dijo un día entre destellos de hojarascas y caricias de luna.
Soy un hombre de nuevos caminos, días, puertas, vuelos, colinas, senderos, campanas, mareas, muelles, girasoles, ramas, huellas temblorosas de tigres y sueños…
Soy felíz, escribiré versos apoyado en un declive del cielo y los pájaros migratorios me traerán los saludos de todos los poetas del mundo”
Pero no le creí.
Y no le creí porque ni él mismo ha podido darse cuenta de la importancia que tiene en el mundo del milagro.

Por él supe la historia de la creación de los conejos entre piedras doradas y copos resplandecientes, también aquella de los zapatos de cuyo interior fluía una música extraña y celeste.
Supe entre mesías y paraísos artificiales a través de su mirada la historia del anciano que regalaba a los niños ojos de vidrio para soñar, recibí de sus dedos el murmullo sonoro de la negrita marroquí que había perdido las alas, me contó entre susurros la danza del sol de tribus remotas y tejió en el largo de mis cabellos la historia jamás contada del origen de todos los resplandores.

Mi gran amigo.
Le vi enfilar raudo hasta perderle de vista aquella tarde del Forestal entre libros y prados verdes con sus inolvidables compinches bajo el brazo... Azorín, Cervantes, Quasimodo, Kavafis, Pizarnik,Homero, Barquero, Teillier, Machado, Miller, Anais Nin, Carpentier, Cárdenas... el maravilloso Cárdenas que un día cualquiera decidió morir entre versos.
A mi gran amigo, mago, hado itinerante y poseedor de la alta magia de un perfecto y estridente camaleón.
Mentecato muso de destellos, arlequín de rutilantes colores estremecido con el viento del océano... a usted estas humildes letras tejidas entre sus ires y mis venires, un homenaje, muy merecido y un beso desde la butaca del Paradiso.

miércoles, septiembre 26, 2007

Melodía de media tarde...

Nada de disculpas.
Solo lo cierto.
Tengo mucho trabajo y muy poco tiempo por estos días.
Me detengo en la media tarde para pensar en mis amigos, en los que me leen y en los que me traspasan la mirada desde el silencio, los que están lejos y las más cercanas, mis yuntas de 30.
Pienso en el correr de estos días que me huelen a vientos buenos, a vientos bellos.
No tengo nada de tiempo y sin embargo le pongo "Crear" a esta entrada y me siento a escribir.
Escribir es bello y acompaña cuando el trabajo sostenido casi no da respiro.
No importa, yo me doy este respiro, el sol de las 5 me da de lleno en la oficina y ya es un agrado en medio de esta Primavera.
Sugiero que apaguen la melodía de fondo de esta casa del castor para escuchar conmigo esta melodía de media tarde.
La oí en el Metro esta mañana y la he estado tarareando el día entero en medio del vertiginoso caminar de esta capital...



Nada importa mucho cuando respiro y tomo aire para continuar.
Sonrío en la espera sigilosa de una noticia maravillosa que sueño hilar real en los días venideros.
Sonrío en la amistad incondicional que no se apaga al cerrar sesión...Pancha, Fernando, flaca... Siempre...
Sonrío al evocarte día a día como desde el día primero de estos últimos 23 años donde tu mirada es luz y guía, tu beso el norte absoluto de todos mis versos y mi amor insondable la certeza que ni todas las letras del mundo serían capaz de llenar.
Sonrío en esta media tarde de un Septiembre bello que nos deja.
Suspiro entre versos,
Y vuelvo a trabajar.

lunes, septiembre 17, 2007

Putas que me gusta Chile

Na´ que hacer.
Soy patriota, patriota hasta las patas y chilena de tomo y lomo.
Hasta creo que si me hubiera tocado nacer en la época de la Reconquista de seguro habría andado a parejitas con Manuel Rodríguez y los húsares sorteando caminos y batallas.
Me gusta Chile, me gusta el vino tinto con carne y el blanco con mariscos, me gusta el aroma del humo cuando se prepara el asado y el carbón chirriando alrededor de una botella de cerveza.

Me gusta Chilito así tal cual, los senderos polvorientos adornados de parras y esteros y los quiltros que ladran en los caminos de tantos pueblitos que la batallan día a día entre los cántaros de greda, las cestas de mimbre o el saco de zanahorias, su gente guerrera, gordita, arrugada por el sol y sus manos con callos de tanto darle a la tierra.
Me gusta ver a los cabros chicos corriendo detrás de los volantines cortados, me gusta verlos echar "comi" con pasión de chilenos, de esas que nos sale fuerte y fregá cuando viene un extranjero a jodernos la pita, a decirnos que el pisco no es nuestro, que nuestra bandera no es la más hermosa del mundo o nuestro mar no es el más bello.

Me gusta el vinito con duraznos y ver a los curados zapateando una cueca con una empaná caldúa en la mano y en la otra el vaso plástico de chicha.
Me gusta el aroma de Valparaíso en cualquier época del año, las casas encaramándose en los cerros, las luces de los barcos, las mil gaviotas de nuestra costa inquieta.
Me gusta Chile entero, su Chiloé lluvioso, los lagos más bellos del mundo, las selvas indómitas, los campos de trigo, los valles generosos, su desierto imponente, sus ventisqueros, la cordillera silenciosa, los volcanes y el alma del pueblo de historia viva.
Me gusta estar en mitad de este 18 aunque ni siquiera sea 18 y que esta frase la entendamos solo los chilenos.
Me gustan los garabatos de mi patria linda, esos tan chilenos y que nos salen como de tan adentro, con tanto sentimiento,
Putas que es linda mi tierra.

Me gusta ser chilena, me gusta mi tierra de borrachitos de la Vega, de terremotos de la piojera, de perniles con ají, de cuecas, de humo, de gente linda, de poetas delirantes, de amores clandestinos.
Me gusta mi Chile lindo, na que hacer.
Feliz 18 y que siga la Fiesta!!!

jueves, septiembre 13, 2007

Aires de un Cicciolino


Me sobrecoge el gozo y la alegría.
No he contado mucho al respecto ni lo haré, sin embargo de los días sumergidos en lágrimas ya no queda más que el recuerdo y hoy despunto en sonrisas de primavera, de esas color amarillo, de esas de oreja a oreja.
Pues eso.



Y esta ha de ser la Segunda Carta de Navegación de nuestro viaje.


Cicciolino... entre la imagen difusa de tu perfil clarito clarito...
Has de saber que soy una bruta, así, en todas sus letras, que no se de trenzas ni vestiditos rosas, que me he guardado mil historias de hadas para no sé qué princesas escondidas en no sé que rincones de mi nostalgia o de mis futuros...

Qué no sé de tardes en sillitas pequeñas disfrutando de un té imaginario entre muñecas ni gatitos, no sé Cicciolino, no sé peinar con cintas, ni enseñar a tejer o a bordar entre tules y bailarinas.
Así que como nada de eso sé es que me siento tan feliz.

Pero de lo que si sé... de eso te voy a contar.¿Vuelas conmigo?
Pues mira, yo soy de las otras, de esas que prefieren andar saltando entre las ramas de los árboles para escribir poesía más cerca del cielo hasta esperar la noche.
Soy de las que ha enseñado con amor y disciplina militar, de las que ha batallado a combitos o jugado a los soldados, a las batallas, a la pelota, la que ha forjado guerreros para la vida.

Pues seremos secuaces entonces, los mejores, claro está, pero no le vayas a contar esto a nadie.
No contarás que nos escaparemos a caminar con pies de forajidos para trepar montañas escarpadas y convocar a los monstruos de los que nos reíremos hasta que nos duela la guata.

No contaremos nada de eso, seremos dos duendecillos inventores y deslenguados (tampoco digas que soy muy buena para decir palabrotas) seremos cavernarios a veces, vociferantes destructores de empalizadas, compañeros de relumbrantes armaduras en las mil historias que puedo tejerte hasta la luminosa faena del verso.

Tiraremos una moneda a la estrella de la suerte para seguir azules entre las nubes y contemplar a los cuatro vientos solo flores y campos de flores hasta la colina de las amapolas desde donde nos dejaremos caer como dos duendes despavoridos, huiremos de las reglas, nos esconderemos en una fábrica de chocolates entre negritas y alfajores y nos matricularemos en la escuela de canto de pájaros poseedores de toda la magia y la belleza.

Cuento contigo en el afecto de las manos como cómplice de las más dulces fechorías con pompitas de jabón y bigotes de leche con plátano, cuento contigo en la travesía de remover las hojas de los árboles, en los viajes al infinito coronados de aves migratorias, cuento con tu manito de cielo hasta tumbarnos de agotamiento en la orilla del mar para que el viento nos hable con su voz de plata, las nubes nos traigan todos los sueños y el respirar abra todas las puertas invisibles hacia los reinos de las apacibles colinas.

Y seremos indios, piratas, guerreros, capitanes, soldados, poetas de la buena siembra, locos inventores, compañeros de letras que mirarán a los ángeles desfilar y nunca, nadie lo sabrá jamás.

lunes, septiembre 10, 2007

Aún...

Aún nos quedan letras.
No creas que la rueda del molino ha de encadenarme para siempre,
no creas que puedo tan facilmente sucumbir al hastío y al olvido.

A veces me pasa, claro, de vez en cuando sucede, que no me fluye el verso, ni la poética ni la crónica (pues el cuento nunca me ha fluido), tampoco me fluye la magia y la consigna es darse no más a la labor diaria, a las tareas remuneradas, a las responsabilidades del día a día que día a día del mismo modo intento gozar ampliamente en la colmena del mejor de los besos.

No es más que eso, no podré abandonar este rincón por más que me lo proponga, es falta de tiempo y agotamiento aunque los días libres me han devuelto el vigor de los ciclos.
Y te extraño.
Te extraño las letras como te extraño el perfume del aliento conjurado en mil escritos, te extraño el verso de nieve como te extraño la poesía, tu capacidad de evaporarme la sangre, te extraño la musicalidad en el oleaje, el verano que es invierno y el invierno que es verano, te extraño el aura de espejismo y el arte de transformarme los huesos en espuma.
Pero no importa.
No importa, lo ves...porque vuelvo, porque de cuando en cuando recuerdo que es a las letras donde pertenezco, al fluido genuino del alma colándose entre los dedos y los pliegues de la piel que el tiempo va borrando en las pupilas.
Voy y vuelvo, nunca lo dudes y si un día no retorno, sabrás que la hojarasca de tanto tiempo conjurado me ha llevado quizá a volar más alto.

Que al final de todo está la libertad para mostrar el camino que me lleve de vuelta al verso.
Y al fin morderte los labios con un sabor cargado de boca dulce.
Que al final de todo solo está la libertad
Unicamente la libertad.

miércoles, agosto 29, 2007

Largo Invierno con aroma a Septiembre


Si no he escrito es porque no he tenido tantas ganas, porque pensé (y deseé) por tanto tiempo quebrarme una pata a propósito para pasar una temporada en casa tranquila que ahora que ha sucedido (y casualmente) se me ha venido un cúmulo de angustias a la cabeza y el peso del año completo y me he quedado inmóvil, mirando el paisaje, impávida sin saber por donde comenzar o recomenzar o recapitular.


Ha sido un largo invierno, el más largo que he pasado jamás y estoy segura que esto le ha sucedido a gran parte de los que vivimos en esta capital, que muchos de nosotros, de los que incluso gozamos bajo la lluvia y hasta nos brotan las letras mejores entre la bruma y la llovizna ya estamos algo hartos de tanto hielo.


Es así, por estas fechas muchos de nosotros empiezan a aromarse de Septiembre, entre la danza mítica de los volantines del parque o de las poblaciones polvorientas, el oleaje de los ciclos que nos reverdece los pastos, nos carga de rosado los cerezos de todos los caminos, la inminente celebración de nuestras fiestas Patrias entre las humaredas de los asados del Parque O´higgins impregnado del aroma dulce de la chicha, el anticucho y la empanada.

Es como estar despertando de un sueño de hielo que aún no se decide a partir, que un día nos regala una mañana luminosa y otras (porque aún es Agosto) nos sumerge de nuevo en los grados bajo cero y las diez estufas encendidas para poder entibiar un poco los ámbitos ya secos de tanto encierro.

Me iré, seguro que apenas salga el sol y me saquen este yeso de la pierna me iré, a cualquier parte, a cualquier sitio donde pueda retomar y en un intenso resoplido me beba todos los aires juntos que me hagan falta para esta segunda mitad del año.

Me iré tal vez a Isla Negra para caminar sin zapatos por la arena, lanzar estrellas de mar desde las rocas y hacer un brindis en la casa del poeta.

Me iré quizá a lo más alto del cerro para ver cómo despierta mi ciudad de la pereza de su invierno, cómo se sacude entre algodones de azúcar y remolinos de colores, para reírme con sus borrachos de la vega que endulzan con sus piropos al andar los adoquines de tantas calles viejas, me iré a dar un paseo en los barquitos de San Antonio para ver de cercas los lobos de mar y las gaviotas, pasearé en los ascensores viejos del Cerro alegre hasta ver el puerto entero hasta que caiga la tarde y sonreír, sonreír por lo que queda atrás, para retomar las ganas, para encantarme con lo poco, para besarte mil veces como cada mañanaa y cada noche de más de la mitad de mi vida y lanzar al mar en una botella los rescoldos del más largo y duro invierno.




domingo, agosto 19, 2007

Rapsodia en La Habana

(La Habana, Cuba, al atardecer)

"Tú me recuerdas el prado de los soñadores
el muro que nos separa del mar, si es de noche
tú me recuerdas sentada, ciertos sentimientos
qué nunca se sabe que traen en las alas
si vivos o muertos,
si vivos o muertos...

"Recuerdo claro el primer encuentro con tu imagen latiendo violenta entre mis libros viejos cargados de aromas, tu imagen de leña humedecida por el curso de tus tiempos, tu sonrisa dibujando tu historia y tu mirada de carbón encendido entibiando mis sentidos.´
¿Te acuerdas cuando viniste a buscarme en esa tarde de lluvia...la vez que llegaste saltando charcos para venir a mi encuentro y nos encaminamos bajo el paraguas al barrio de los poetas para leerme a Lihn con tus anteojos empañados por el vapor del café?

También te recuerdo en mis besos la tarde en que aceptaste ese Nocturno que nos mancharía la piel con la tinta de la noche y sonreíste…
Lo sabes, sabes cuanto me gusta verte sonreír…
Ocurre que te veo en estas calles de la Habana como te vi aquella tarde bajo la lluvia... con la ebullición de tu sonrisa crepuscular en la parranda fragorosa del caribe.

Ocurre que te siento en forma extraña, en esa capacidad brillante que tienes para leerme el pensamiento y llenarme los huesos de espuma, con ese calor tuyo concertado con el mío como parte de un mismo sortilegio, hay que verte caminando por estas calles mi sol, con el espíritu alborotado de tantos recuerdos que van y vienen, deseando que pase pronto este verano que se te hace cada vez más interminable, sucumbiendo a ratos entre la poesía y el dolor, fraguando una sonrisa al saludo de las mulatas rebosantes de piel, intentando encontrar los besos que no tienes en cada aroma de café..."

Tú me recuerdas las calles de La Habana Vieja
la Catedral sumergida en su baño de tejas
tú me recuerdas las cosas, no sé, las ventanas
donde los cantores nocturnos cantaban
amor a La Habana,
amor a La Habana"

Ocurre que te escucho y me conecto con tu sombra y con tu cuello firme,
cuando los días pasando y las noches deseando escriben por sí solas,
cuando los dolores se tornan más fuertes que la analgesia de la poesía.
Ya sabes, por estos días ando reclamando versos quedos,
verte a ti calle abajo como sostenido en el tiempo no hace más que devolverme esos versos tuyos que siempre me sostienen, sin artificios, ni lujos.

Por estos días te puedo ver recortado en las calles viboreantes de luna caliente de esta Habana que nos envuelve... a tí y a mí.
Me pregunto si todo será falso, si todo será cierto, si podrás encontrarme en esos cielos de nuestra América morena para atarme a tus estrellas hispánicas,
si no podrás inventarme en besos sin estudiar cada frase,
si no tropezarás acaso en esta mirada que desconoces, si no podrás un tarde de éstas de atardeceres naranjas, balanceándonos en la melancolía del café, saciar mis ganas de ser arte entre los pliegues de tu piel...

Y qué importa al fin, que diablos importa, me termino diciendo, si ya me he embriagado tanto de tu alma y entendido tanto tus manos quietas que estoy segura no necesitaré los ojos cuando me entiendas la sangre, cuando me recibas plena, cuando te esté esperando para que tus versos hagan juego con mis poros en el magnetismo pavoroso de esta ciudad remota de vientos tibios y veranos ardientes, en una de tantas de nuestras tardes en La Habana..."

Esto no es una elegía,
ni es un romance, ni un verso.
Más bien una acción de gracias
por darle a mis ansias razón para un beso,
una modesta corona
encontrada en la aurora..."
(Silvio)

viernes, agosto 10, 2007

Magia Blanca



Alucinante.
Alucinante día como la mañana de Narnia que nos regaló la capital del hielo en uno de los días más fríos que he conocido.
Magia del día acompasada en los conjuros fragantes de un puñado de brujas buenas hacedoras de milagros, que ríen y redimen los dolores en cada abrazo, en cada letra.

No sé que ha de ser que ha hecho de este día la magia alucinante de tantos atardeceres con aromas de canela.
Recordaba las letras de otros tiempos tejidas en los dedos de un Mentecato, gnomo de oscuridades resplandecientes antes del término del tiempo,
mensajes dejados en botellas en cada orilla de mis playas.

Por el viento pasan antiguos navegantes dando un paso tras otro,
noche tras noche repitiendo el mismo viaje nunca mas allá de los faroles y en mis ojos un caimán melancólico deja caer una lágrima.
Marinero de mar lejano que caminas sin astrolabios entre adoquines cosiendo versos viejos que no dejan de anidarse en mi corazón.

O será acaso el viento llega desde el sur y pretende volar las palabras con sus techumbres sonoras...
O una cebra que cayó de la luna.

Tiempo, infinito tiempo, amado tiempo, vertiginoso tiempo, tiempo de hojas y copos de nieve, aguas y tiempo, caminos dorados y tiempo, sueños y tiempo, pájaros posados en el tiempo, nubes a través del tiempo como cisnes, lluvia, poesíaa y tiempo, antepasados vestidos de verano y tiempo, trenes en la noche estrellada del tiempo, guindales, bahías, colinas, tabernas
y tiempo, mensajes azules y tiempo, alegría como rosales y tiempo, vestidos pintados de tiempo, barcos que regresaban por el mar del tiempo...
El tiempo bailando en las ráfagas del tiempo.

Mañana, la ciudad tendrá otras máscaras y otros ríos... en la hora del remar cotidiano.
para que siga fluyendo la vida en la guarida de todas las letras.

martes, agosto 07, 2007

Mujeres, Chilenas y de 30 (y tantos)


Como en el colegio, cuando armábamos patotas y nos ibamos todas juntas al Fans Club de Menudo (donde tuve la dicha de ser la gloriosa vicepresidenta) y nos sabíamos las coreografías y nos vestíamos a la última moda, con poleras de colores vistosos, chasquillas paradas y pantalones amasados....

Como en el colegio cuando en plena adolescencia de una en una llegábamos con lagrimones a contarnos las primeras penas de amor, el primer pololo, la primera regla, el primer beso...

Como en el colegio, en el recreo cuando nos convidábamos las colaciones, nos prestábamos la malla para la gimnasia, la Frutillita Maravillosa de Avon o los cassettes de Flashdance.

Como esos años en que nos copiábamos en las pruebas, nos apoyábamos unas a otras, nos moríamos de envidia de las más lindas y así y todo seguíamos siendo amigas.

Y esos años quedaron atrás, atrás con la amistad desinteresada, atrás porque ahora esas lejanas niñas del colegio son madres, profesionales y están lejos, muy lejos... Hasta ahora.
Y si de algo ha servido este mundo blog es para reencontrarse con la historia y revivir emociones.
Y estas Mujeres chilenas de 30 me han traído de vuelta los mejores años del colegio.

Cómo no recordar esos años al sentir día a día, a cada rato esa sonrisa contagiosa de tanta cómplice desbordante de alegría, cómo no emocionarse con las fotos maravillosas de una niña preciosa que crece dentro de un vientre, cómo no sentirse honrada de recibir entre las manos el tesoro de un testimonio que quedará grabado a fuego en esta historia de compañerismo y amistades locas, de candidaturas que no han sido otra cosa más que la excusa para inventarnos un cariño que crece día a día.

No todos pueden entenderlo, claro.
No es fácil una amistad en grupo...dicen
Las encontré o me encontraron, que más da... a algunas ni siquiera las he leído en profundidad pero día a día vamos dando pasos y bueno, no siempre se puede fingir ser otro cuando uno escribe y compromete la vida en la palabra y por esa razón es que se hace más fácil transparentar el corazón.

Me tienen emocionada estas chicas, son puro fuego, alegría, vida a torrentes, poesía, pura materia prima de este Chile con historia de Mujeres aguerridas, hechas a fuego, sudor y lágrimas, mujeres hechas así mismas, madres, esposas, trabajadores.
Mujeres chilenas, en la maravillosa plenitud de los Treinta y tantos.

www.mujereschilenasde30.blogspot.com

sábado, julio 28, 2007

2 años de La Casa del Castor


De altos vuelos y azotes en el pavimento, de líneas negras pero las más de fulgurantes colores.
La Casa del castor cumple 2 años.

Viven los días y van los días y el amor queda y allá dentro, muy dentro, en las entrañas de las cosas, se rozan y friegan la corriente de este mundo con la contraria corriente del otro y sin embargo de ese roce y friega que da al fin el más triste y dulce de los dolores: El de Vivir.

Y acá amigos míos, en estos bosques que mientras pueda he de mantener ocultos a miradas licenciosas y ojos inquisidores es que quiero festejar tan solo con ustedes estos 2 dulces años de caminar.

Dejo en vuestras manos el regalo de tanto tiempo transcribiendo las crónicas de esta casita de sueños en donde todavía se persiste en creer que las letras pueden cambiar el mundo y permitir volar.

Nunca sé de que he de escribir la próxima vez pero como dijo el poeta...Al andar se hace camino.
Esta vez el castor se inclina en reverencia para agradecerles el cariño, el tiempo y la confianza.
En la medida que puedan regresen a este lugar que por ahora, preferiría mantener en esta tan esperada Paz.

Mi abrazo sincero y mi cariño de siempre.

Kiantei

viernes, junio 29, 2007

¡Gracias Totales!

Vuelven che queridos.
Gracias Totales. Gracias Totales fueron las últimas palabras de Gustavo cuando Soda se despidió.
Soda, Soda de mis años, de mis carretes juveniles, de mis años locos en medio de la dictadura y los colores de Moda.
Soda del primer beso, del primer pololeo, Soda del rito, de vitaminas, de misiles en el placard.
Y ahora vuelven.
Vuelven y se me van a llenar los ojos de lágrimas, a lo mejor no, a lo mejor ni tiempo tengo de llorar porque no pienso dejar de cantar Ni un segundo en esta ocasión única, esperada e irrepetible de volver a verlos juntos como en el mejor de los tiempos.
Los rizos de Gustavo, los ojos de Alberti, el bajo de Zeta.
Y pensé que no iba a alcanzar entradas y no... corrí y alcancé.
Y este post es así no más, así de cortito, así de alegre porque además tengo la fortuna de tener vacaciones de Invierno y bueno... me marcho unos días, pocos días, claro, para no extrañar tanto las letras, la magia de los últimos amigos que he conocido, ni los laberintos de faunos en los que me he perdido alegre este último tiempo, en los que me seguiré perdiendo puesto que es la consigna de la magia, la de soñar irremediablemente y seguir soñando en patios de aves cuyos ecos ya no acierto a escuchar y sin embargo no olvido ni dejo de amar, en navíos sin tiempo ni destino sobre olas al ritmo de un saxofón, en zapatos de cuyo interior brota la música, en ventanas de colores, en mansiones, en entrelíneas y porsupuesto, en burbujas... de Soda.

lunes, junio 25, 2007

Tan solo 8


Hace unos días mis amigas Marcylor y Siempre el Sur me incluyeron en este meme, no tenía muchas ganas de hacerlo, puesto que ya que el blog es un ejercicio para el ego, venir y contar además 8 cosas personales es un poco "musho".
Pero bueno, si seguimos en la lógica del juego, seguiremos jugando.

Se trata simplemente de eso, de contar 8 cosas de uno mismo que considere que no ha contado antes y al final dejarle la tarea a algún otro.

1. Blogs
Tengo muchos blogs (13 o 14) y un fotolog.
Siendo La Casa del Castor mi blog oficial, otros de poesía, Otros de cuentos infantiles, otros más son solo para pruebas de plantilla, otros de colectividades, uno ultrasecreto y otros que no están en uso.
Me encanta escribir y he intentado hacer escritura en todas sus formas.
Me gustan los blogs.
Encontrar buenos blogs es el equivalente a la magia del día.
Prefiero aquellos que me llenan de fascinaciones bellas, los que hablan de princesas y caballeros, los que escriben poesía sin métrica ni consonancia, así, tal cual les sale del alma, los que levantan el ánimo, los que relatan mundos, batallas, los que navegan en las letras, los que despiertan pasiones en apenas un par de frases, en metáforas perfectas, en escritos sencillos y bien logrados.
Detesto los que hablan en difícil, los que creen que se las saben todas, los que odian al mundo los que escriben dos líneas y tienen 84 comentarios y encima en esas dos líneas no dicen nada (una vez hice la prueba y nunca recibí más visitas, qué tontera)

2.-Mi pelo.
(Qué superficialidad, pero en fin, para qué inventaron esto)
Me gusta mi pelo porque al igual que Sansón siento que es en mi chasca donde reside mi fuerza y mi encanto.
Cuando yo era chica mi mamá, imposibilitada de domar tamaña melena de León, me llevaba a la peluquería cada 3 meses de donde salía convertida en brócoli.
Entonces me dije que apenas tuviera poder de decisión sobre mi misma me dejaría crecer el pelo sin restricciones.Y así ha sido.
Mi pelo es largo, crespo, me gusta perfumarlo y aunque en su origen fue castaño claro con visitos rubios, por estos días me he dejado besar por el color rojo cuando, seducida por El Perfume (la película), cometí la locura y sucumbí al encanto de una cabellera de fuego al viento galopando sobre un córcel a campo travieso.

3. Junto tesoritos.
Infinidad de cosas, muñecas de porcelana, alfombras de todos los tamaños, cajitas, botones, piedras de colores, esquelas, álbumes, animalitos de trapo, cuentos, libros, disfraces (tengo una tienda de disfraces), artesanías de greda, conchas de mar, en fin, el que entra a La Casa del castor (la de verdad) puede quedarse largo rato inventándose historias en cada rincón, porque cada rincón es en sí mismo una caja de sorpresas.

4.-Soy un payaso y mi único sueño hasta ahora no cumplido es no haber podido ser actriz.
Así es, no solo para ser besada por cien galanes sino también para brillar sobre un escenario en las mil formas en que entiendo la vida.
Y si bien es un sueño no cumplido no significa que he abandonado esa esperanza.

5.-Soy fresca por naturaleza, una enamorada, una romántica y esto no es misterio para nadie, me gustan todos los hombres, los viejos, los jóvenes, los que huelen delicioso, los negros, los chinos, los rubios, los altos, los bajos, los poetas, los médicos, los profes, los mecánicos, los que escriben, los de pelo largo, uno que otro pelado, los seminaristas, los musculosos, los gay …en fin.
(Aunque por alguna extraña razón no hay ningún sacerdote que hasta ahora haya llamado mi atención) Para ellos, mi mirada, mi admiración, mis letras y mi inspiración.
Pues para una mujer nada hay en el mundo más provocador que un hombre en todo el espectro inmenso de esa palabra.

6.-Simpatizo con la muerte.
Ojo con esto. No soy una asesina en serie aunque a veces me dan ganas de matar a varios.
Me refiero a que la muerte es un tema que me apasiona desde el punto de vista del fenómeno natural que es.
Procuro cercanía con el tema, leer, aprender de él para entender el proceso del dolor y aceptar la fatalidad como parte de la vida y la muerte como objetivo último de toda existencia.
Siempre me verán leyendo sobre el tema, interiorizándome, consintiendo en hablar de ello.

7.-Mi vida es una ensalada de gustos.
Adoro el Heavy Metal casi tanto como a Chopin y mi piel se eriza de igual modo cuando escucho los acordes apocalípticos de Sepultura, Pantera, Judas Priest y Metallica como cuando Satie me llora en los oídos en la sencillez de su piano, cuando oigo un fado lisboeta, cuando Madame Butterfly canta un aria, cuando Silvio me recita poemas en arpegios o cuando Gardel entona sus tangos.
Me quedo pegada en la lucha libre de la WWF, en el Gato Cósmico, en los sabores del amor de Flavor Flav, en las películas de Judy Garland, en los Reality, en el E Entertainment, en el canal de Manualidades, en los 10 más pedidos de MTV, en Barney, en Tom y Jerry, en los clásicos del cine antiguo, en las Superproducciones de Hollywood, en las Porno Soft que dan después de las 11 (en el Film Zone, por si no saben).
Es decir, consumo de todo y solo discrimino en la calidad de la confección.

8.- Tengo 36 años y dos hijos.
Uno de 19 y otro de 17, los dos hombres, grandes, peludos, lindos y estudiosos con los cuales vemos mucha tele acostados los 4 y nos permitimos comer lo prohibido los Viernes por la noche.
Soy la Reina de la casa puesto que vivo con 3 hombres cuyos gustos se inclinan a la Ingeniería y las Ciencias y jamás a las Artes (como yo) aunque poseen deliciosos gustos en ésta área.
Nunca quise más hijos porque pensé siempre que con 2 basta y sobra.
Nunca quise más hijos hasta que me comenzó a bajar una nostalgia recóndita y desconocida.
Nunca quise más hijos hasta que me convencí que ninguno de ellos salió parecido a mi, sino a papá en lo bellos y habilosos.
Nunca quise más hijos hasta ahora.
Ahora, que muero de ganas de tener un bebé porque aún puedo y la Casa del Castor se hace cada vez más grande y silenciosa y ese aroma comienzo a sentirlo hasta en la piel y los ojos me lloran a su sola mención.
Y seguramente lo haré y si es niña la llamaré Beatriz y será una princesa.

jueves, junio 21, 2007

Hora del Chasconeo

Porque hoy comienza el invierno en el hemisferio sur(aunque no tenga mucho que ver)Porque hay días y días y la he pasado mal, es cierto, pero ahora la estoy pasando bien.
Porque necesitamos un instante para entibiarnos el ánimo.
Y porque no todo es reflexión, también la Crónica de mis días "le lleva la Jugarreta"

Las Mujeres chilenas de 30, chicas regias y estupendas con las cuales más seguido que pausado echamos la talla y compartimos diversos temas están organizando un Súper concurso para escoger al Príncipe Blog 2007 (http://www.principeblog2007.blogspot.com/)

En esta ocasión he lanzado a la parrilla a dos tremendos candidatos para quienes pido el apoyo de mis distinguidos lectores y de quienes me he autoproclamado Jefa de Campaña y no porque tenga mucho tiempo en mi ajetreado quehacer de cada día sino porque considero que la amistad, el cariño y el trayecto (o carrete) que llevo con estos dos ejemplares amerita todo mi apoyo y dedicación de al menos 8 horas al día, je,je.

Se los presento:
Con ustedes ALBERTO SEPULVEDA


Este perro amigo empezó en los blogs junto conmigo, osea, hace más o menos dos años y se hizo archiconocido por su estilo tan "Shileno" de hacer poesía y comentarios de su pasar como Profe de historia, en esa época era conocido como el revolucionario Roberto Carvallo (sigue así en mis links) pero ahora es lisa y llanamente Alberto Sepúlveda, pues colgó la capa de Súperhéroe y se lanzó al mundo así pilucho con su pura y casta identidad.
El profe es de esos hombres que quedan pocos, o si quedan nadie tiene idea donde están.
He aquí algunas de sus poéticas palabras:

"Soy la sangre coagulada
Que se dispone a la hoguera
Soy el espectador falaz
De sus voces marginales
Soy la bisagra
Del callejón de su ignorancia. ..
Soy un simple cazador
De un sueño de justicia.
Soy un loco profesor
Que respira por la herida"


También incluyo sus links porque la idea es que se haga famoso y salga Príncipe, porque de que se lo merece, lo merece.
http://www.profesordesuciedad.blogspot.com/
www.albertohistoria.blogspot.com/


**************************************************************
Mi segundo Nominado es por supuesto: TONTOGRAVE


El tontograve es el Gonzalo, es de esos locos lindos que no se ven ya en ninguna parte, ni siquiera buscándolos debajo de las piedras, y no lo digo porque sea mi hermano, sino porque estoy segura que todos los que lo conocen piensan igual.
El Gonza estudia párvulos, una carrera que habitualmente estudian solo mujeres y en donde es enjuiciado y en alguna ocasión visto como un bicho raro.
Pero él adora a los cabros chicos y no demora en contestar a quienes le preguntan por su opción.
Es tan modestro el cabro que ni siquiera se atreve a hacerse campaña solo porque se encuentra indigno de alcanzar el trono de Príncipe.
Que vá, yo lo postulo y lo apoyo.
Acá también algo de sus reflexiones:

¿Porqué Párvulos?
Debería comprarme una grabadora y hacerla correr
para explicar al fin de cuentas, mis porqués.
*Tengo una cotona verde
*Tengo 30 abracitos diarios al llegar y 30 abracitos pequeñitos al salir.
*Tengo a las personas más puras del universo y tengo que estar yo ahí para que nada malo les pase.
*Me hacen sentir un Superhéroe todos los días, cada día.
*Tengo más amor que en cualquier otro lugar del
mundo.

http://www.tontograve.blogspot.com/

A jugar se ha dicho, ya están mis candidatos tirados a la parrilla y como buena Jefa de campaña velaré para que cualquiera de los dos salga electo y cumplan las promesas con las que me han sobornado cada uno de ellos (inconfesables por cierto) para dar inicio a su candidatura.

Nota: Y aclaro que menos mal que es de Príncipe no más que si hubiese sido de Rey están jodidos...porque Rey de los blogs no hay más que uno.

martes, junio 19, 2007

Cuando la tierra paró de girar



(No pretendo que todos entiendan.
Me alegro cuando se conectan conmigo y lo comprenden todo.
Me desespero también cuando hablo entrelíneas y no todos pueden entenderme.
Por eso evito hacerlo y ser siempre clara, al menos acá, pero no siempre puedo, no siempre es sabio.
Hoy es uno de esos días en que uno solo se puede encoger de hombros y decir que el que sabe... sabe.
Y pido disculpas por ello)

Será esta la primera carta de navegación de nuestro viaje.

Voy a contarte cuentos de barcos, de océanos inmensos con naves cargadas de maravillas, de esas maravillas que aún no he podido contarle a nadie, ya sabes, vivir entre tantos ingenieros, números y planes puede ser una de las cosas mas emocionantes del universo, pero a la hora de embarcarse les cuesta un poquito mirar las estrellas como yo pienso enseñártelas.

Voy a mostrarte como se embalan caricias de luna con poemas nuevos y viejos, ésto me lo enseñó un viejo amigo que por estos días transita conmigo en navíos sin tiempo cargados de letras, tiene el pelo revuelto y le gusta bailar al son de las gaitas en el viejo continente...

Voy a contarte la historia de mis hadas, esas que nunca he contado a nadie (porque en estos tiempos nadie cree mucho, ya sabes) y te enseñaré la forma en que puedes verlas y hasta tocarlas sin que nadie pueda saberlo.

Voy a enseñarte a volar en la forma en que he aprendido a hacerlo, así, entre nubes de conejos y adivinanzas de animales, a volar sintiendo que se vuela y aterrizar como los pájaros cuando bajan a remover las hojas de los árboles.

Recorreremos de la mano el barrio para charlar con el vagabundo, la señora de las flores, el viejo de la pescadería, los presurosos pasajeros de tabernas, los gatos de la plaza, y verás que en la sencillez de lo cotidiano se funda la magia.

Hablaremos de libros, del aire, de duendes, del misterio de la lluvia y los relámpagos, el poder de la música y los arpegios para enseñarte a amar las artes, las danzas, los besos perdidos en una butaca de cine antiguo, y la belleza de las letras en el acto simple de transcribir el alma.

Nos hundiremos en tortas de lúcumas, comeremos caramelos en las plazas en los frescos de la media tarde, morderemos peras en almíbar, me lanzarás naranjas al pecho y nos torceremos las orejas cuando comamos tallarines para tragarlos más rápido, soñaremos con gallinas preparadas en calderos, tocinos perfumados, cestas de pan oloroso y lameremos el plato del puré hasta morirnos de la risa.

Te contaré de los misterios de Dios contados y cantados en siglos de inefables maravillas.
Y sabrás que aún en sus misterios la vida es variopinta, hermosa, con caminos tan locos como mágicos y que vale la pena vivirla.
Te llevaré de tu cuna a la luna y así olvidaré (angelito de mi alma) el día en que por un segundo eterno del vértigo de mis días la tierra paró de girar.

viernes, junio 15, 2007

El mundo en Amarillo

Cuando era chica tenía un sueño recurrente.
Soñaba que entraba a un país amarillo con flores gigantes como girasoles por todos lados.
El país (así le decía yo) era completamente amarillo, largo y angosto, tan amarillo como cuando uno se pone un papel celofán en los ojos.
Y todo era lindo, lindo y mágico.
Conté mi sueño muchas veces a muchas personas y todos me daban interpretaciones diferentes, desde que me iba a dar hepatitis (que nunca me dio) hasta que mi destino era la China.
Sin embargo, nunca sentí que mi sueño se volviera más real como cuando entré a trabajar a Mundo Mágico, que casualmente ocupaba una franja angosta y larga de territorio y donde todo lo que me rodeaba no solo era impresionantemente amarillo sino que además todos los colores del arcoiris brillaban de una forma en que no he vuelto a ver en ningún otro lugar.
Pero Mundo Mágico murió, un día por falta de ingresos cerró sus puertas y sentí que algo en mi corazón también se cerraba y no quería que fuese para siempre.
Desde entonces he intentado hacer de mi vida un país donde siempre reine el amarillo.

Me han hablado mucho de Resilencia en estos días en que mi vida ha dado un vuelco de proporciones y en el que he buscado todas las formas posibles de hacer de esto una instancia no solo de crecimiento sino también de alegría.
Pero no soy mucho de términos técnicos ni me gusta hablar en difícil porque en la vida cotidiana nadie se entiende en difícil y cuando me hablaron de resilencia tan solo me empeciné en la tarea de comprender su significado.

Hoy el sol está brillando como en el mejor día de verano a pesar del frío que está calando hondo.
Es increíble pensar que uno despierta cada mañana sin imaginar cómo ese día irá a terminar, o cómo un hecho, una noticia, o un hallazgo mágico pueden cambiar el curso de los acontecimientos, la forma de pensar o el prisma de cómo se ven las cosas.

Hoy es Viernes y en mi vida ya ha llovido demasiado estas últimas semanas, hoy es viernes y el hallazgo de un lugar mágico, la noticia de varios bebés que por estos días se encaminan al mundo y la luz del sol que al fin sale me han contado el significado real de aquello que llaman Resilencia.
Entonces, una vez más, y como tantas otras veces, me sumerjo en la tarea no solo de crecer en este tremendo dolor sino de alegrarme de sus frutos, me sumerjo en la búsqueda de mis recuerdos, de mis amores, de mis sueños lejanos, de mis fortalezas y de intentar ponerme de nuevo el celofán en los ojos para que todo se me vuelva como antes, como en los mejores días de mi infancia una vez más completa y tan dulcemente amarillo.

lunes, junio 11, 2007

Del Alacrán y otras falacias



Releí hace poco la historia esa del alacrán que pica y vuelve a picar a quien intenta salvarle, de cómo se disculpa escudado en su naturaleza, y de cómo el mismo aquel que trata de ayudarle se justifica también aludiendo a la suya.
Hace poco también una muy buena amiga me contaba la historia de un hombre (con el que salía) caído en faltas de fidelidad una y otra vez poniendo como base de su discurso la naturaleza del alacrán.
Y ella sufría por no entenderle.
Y yo me río.
Verdad que es fuerte la naturaleza, el carácter humano, que difícilmente podemos controlar la herencia que nos ha sido dada en siglos de luchas de estirpes impetuosas, que duro es navegar contra la corriente sin aflorar en nosotros los instintos más básicos de supervivencia, las pasiones más remotas alojadas en el fuego de nuestra sangre, de nuestra raza.
Que llevamos cada uno en nuestras venas el decálogo de centurias de hombres y mujeres que han gozado, matado, cazado, amado, condenado y vivido intensamente sin contemplaciones de juicios y condenas.
(Sin embargo y pese a todo hay que ser muy caradura para compararse al alacrán)

Recordé también estos versos de Neruda pintados en la pared más grande del patio de mi colegio de modo que pudiésemos aprenderlo y se grabasen a fuego en nuestras mentes de jóvenes...

"Su adolescencia fue dominio, su juventud fue un viento dirigido.
Se preparó como una larga lanza, acostumbró los pies en las cascadas.
Educó la cabeza en las espinas.
Sólo entonces fue digno de su pueblo"


Y la fábula del alacrán se me viene al suelo, se me viene al suelo como argumento falaz para justificar nuestros actos más inpensados, nuestros deseos más ocultos escondidos bajo y sobre la piel, porque para educarnos en las espinas fuimos hechos, para dominarnos en la angustia, levantarnos en las adversidades y dirigir con dominio cada instinto que nos haga hervir la sangre por más primitivo que éste sea.
Y estamos destinados tal vez a vivir nuestra naturaleza en la medida que no perjudiquemos el andar de quien nos ama.

Puede parecer insensato, si hasta yo misma de pronto me sorprendo traicionando convencionalismos y dejándo fluir esa sangre milenaria en espasmos de poesía.
Puede parecer insensato intentar doblegar y traicionar nuestra naturaleza, pero puesto que no somos insectos, ni crustáceos, ni aves cordilleranas, ni fauna de la foresta resulta imperioso al menos manejar argumentos más válidos que un decreto de la naturaleza.

Es complicado pues también es válido sentir y dejar manar todos los torbellinos que nos sacuden con mayor y menor intensidad, es complicado puesto que es también bello el instante mágico en que se confabulan los instintos más primitivos con los instantes irrepetibles, pero como seres dotados de la belleza del pensar debemos también saber que la destreza anida en el "Cómo", la inteligencia reside en el "Cuándo" y el arte consiste en el "Donde"...
Y de alacranes, pues que de alacranes se nutra la poesía.

martes, junio 05, 2007

Anónima en tu Paz

El no sabe que lo leo, que lo leo hace mucho tiempo, casi dos años, porque tampoco jamás nunca le he dejado un comentario, es decir, jamás nunca con mi nombre porque tampoco quiero que llegue a este sitio.
Me da vergüenza, lo admito, y me da vergüenza porque jamás ni en mil años podría escribir a su altura, me da porque en más de una ocasión he usurpado sus letras para guarecerme en su inspiración y poder llenarme de esa espuma suya que ni idea tiene de cuanto me eleva.
Es uno de los pocos blogs de todos los que conozco (y vaya que conozco) que siento que me corta en cuchillos, que no tiene mayores pretensiones que entregarse a las letras, él no visita y jamás he visto un comentario suyo en ninguna parte.
Hasta se diría que escribe solo para él... y para mi, claro, aunque él ni lo sepa.
Poeta paceño de planicies oscuras, de versos remotos cantados y contados en el ritmo vertiginoso de mis tiempos, no acertarás jamás a imaginarte que de Bolivia atraviesan mi corazón tus letras de cóndor altiplánico para beberme en la oscuridad...
Lo último que leí en su página es que está viajando a Santiago y la emoción se me desbordó por los cuatro costados (¿tengo cuatro?), es como encontrarse al fin con ese viejo ídolo que nos ha hecho soñar a destiempo ilusiones en sintonía fina.
Vienes y te escribo, me contestas raudo y veloz que estarás en Chile hasta el 17 de Junio, te llamo y una voz al otro lado me habla al fin de tu acento cantadito en compaces paceños.
¿Un café? pues claro, faltaba más, si al fin somos dos viejos conocidos, yo de tus letras feroces arrebatándome los sentidos y tú de esta anónima delirante que jamás te entregará este nombre de animaciones nostálgicas declamando versos en tantos lugares.
Luego partirás a tu ciudad pequeña al otro lado de la cordillera para seguir rodeándote de esa tinta nocturna que tanto te sienta y de la maestría de cada crónica que me roba el aliento y yo... Yo perpetuaré mi estadía en este rincón escondido en algún bosque perdido de invierno para seguir llenándote los renglones de página negra con mis ojos de ámbar curioso, con el sutil saludo de mi anonimato de viento fugaz.
Bienvenido a esta ciudad ya huérfana de poesía contestataria que ya no bebe utopías, a este rincón de nostalgias escondidas en el fragor de una lucha ya demasiado olvidada, bienvenido a estas letras que jamás conocerás, bienvenido a mi alma donde hace ya tanto tiempo tus letras perfectas y cotidianas han decidido quedarse a alojar.